El informe enviado al Congreso estadounidense por el Departamento de Estado detalla en
cada caso la razón por la que incluyó a los funcionarios de Honduras, El Salvador y Guatemala.
El documento resume los actos por los que estos hondureños fueron incluidos en
la lista.
Rafael Leonardo Callejas: el expresidente de Honduras, que fue acusado en 2015 por una corte de Estados Unidos, en relación a un caso de corrupción en laFederación Internacional de Fútbol (FIFA), se declaró culpable en 2016 de haber aceptado 500 mil dólares en sobornos.
Jorge Rivera Avilés: el expresidente de la Corte Suprema de Justicia fue acusado en 2018 de 131 cargos de abuso de autoridad y 60 cargos de malversación de fondos públicos. Los jueces Celino Arístides Aguilera, José Francisco Quiroz, Liliam Maldonado y Julio César Barahona también fueron acusados por malversación.
Sandra Deras: la exalcaldesa de Choloma ha sido acusada en tres ocasiones
desde que dejó su cargo por abuso de autoridad, falsificación y malversación de
caudales públicos. Fue condenada en 2015 por abuso de autoridad y
malversación de 1.3 millones de dólares para la construcción de una carretera y
sentenciada a medidas sustitutivas a la prisión.
Lena Karim Gutiérrez Arevalo: la ex vicepresidenta del Congreso Nacional
fue arrestada en 2015 por cargos de fraude, delitos contra la salud y falsificación
de documentos en un esquema para defraudar el sistema de salud pública por hasta 120 millones de dólares.
Gladys Aurora López Calderón: la diputada fue acusada en 2018 por malversación de 879 mil dólares de caudales públicos.
Óscar Kilgore: el exalcalde de San Pedro Sula fue acusado en 2017 de
enriquecimiento ilícito y malversación de fondos públicos, siendo la tercera vez
que enfrentaba acusaciones desde que dejó el cargo en 2006. Un caso de 2015
concluyó con un veredicto de culpable por malversación.
Fredy Renán Nájera Montoya: el exdiputado fue acusado por una corte de
Estados Unidos en 2018 por pretender utilizar su posición para facilitar el tráfico
de drogas y actos de corrupción. También es señalado de planear en 2009 el
asesinato del zar antidrogas Julián Arístides Gonzáles.