Noticia internacional Politica internacional Tendencias

Perú camina hacia el abismo,se trata «del paso inicial» para implantar «un régimen chavista en el Perú

CRISIS POLÍTICA

La oposición tilda de «golpe de estado» la decisión de Vizcarra de clausurar el Congreso

Actualizado

Dos presidentes, dos congresos y un país en el limbo. La surrealista crisis política que vive Perú lo resume la opinión de un abogado constitucionalista entrevistado el martes temprano en RPP, emisora de radio limeña. Raúl Ferrero consideróque la clausura del Parlamento por Martín Vizcarra es ilegal, «no tiene asidero constitucional». Pero, a continuación, celebró la decisión de las Fuerzas Armadas y de la Policía de apoyar a ese mismo presidente, dada la estabilidad que genera el alineamiento castrense con el poder civil.

El día anterior, lunes por la tarde, Vizcarra sorprendía con una medida drástica que diferentes sectores políticos tildaron de «golpe de estado». Disolvió el Legislativo tras fracasar la «moción de confianza» propuesta a fin de revertir la manera en que el parlamento elegía a los nuevos jueces del Tribunal Constitucional.

-FOTODELDIA- AME3967. LIMA (<HIT>PERÚ</HIT>), 30/09/2019.- Ciudadanos...

Protesta por el cierre del Congreso en Lima. Paolo Aguilar EFE

Tras recordar que era la tercera vez que intentaba, sin éxito, aprobar reformas destinadas a frenar la corrupción, escogió poner en marcha una «medida excepcional» que «permita que la ciudadanía defina en las urnas (en comicios anticipados para enero próximo) el futuro de nuestro país». La gota que rebasó su vaso fue el fracaso de «generar un mecanismo más transparente y participativo en la elección de los miembros del TC, para evitar las repartijas y la utilización de las instituciones para que unos pocos no se sirvan de él».

La mayoría parlamentaria, que encabezan los fujimoristas, contratacó con dureza. Aliado con casi todo el resto de partidos, sacó de la chistera «la moción de vacancia», que permite al Congreso declarar la «incapacidad temporal» del mandatario de turno por razones de fuerza mayor, y se la aplicó a Vizcarra por un año.

En su lugar, designó a la vicepresidenta del Ejecutivo, Mercedes Araoz quien, pese a pertenecer al gabinete del destituido gobernante y a haber aceptado el encargo en un primer momento, ha renunciado este miércoles.

También Vicente Zeballos, que ocupaba la cartera de Justicia, tendrá que hacer lo mismo, pero en la orilla contraria. El nuevo primer ministro, designado por Vizcarra, escogerá a su equipo con la esperanza de tranquilizar a los mercados, inquietos por una incertidumbre que no parece tener final.

Mientras Vizcarra mantiene el control territorial y administrativo de su nación, así como la jefatura de las Fuerzas Militares, no solo tendré enfrente a una presidencia simbólica, con sustento constitucional, según un amplio abanico de sectores políticos y sociales, sino un Congreso en rebeldía.

En cuanto al respaldo de los uniformados al Jefe de Estado, quedó patente desde el primer momento. El mismo lunes por la noche no validaron el pasaporte diplomático que otorga el cargo, del congresista Roberto Vieria, cuando pretendía viajar a Miami, puesto que le consideraron un ciudadano más. Y, desde el martes temprano, establecieron un cerco alrededor del Congreso para prohibir la entrada a quienes no pertenecieran a la Comisión permanente del legislativo, el órgano que deberá regir el Legislativo hasta los comicios.

Para Pedro Olaechea, presidente del Congreso hasta ayer, Vizcarra ha dado «un golpe de estado». Y uno de sus vicepresidentes, Salvador Hereci, aseguró que, una propuesta que ha roto el orden constitucional». Habló ante un nutrido grupo de periodistas en el interior de la Cámara, ya que pudo ingresar por ser miembro de la Comisión permanente.

En conversación telefónica desde la capital peruana, Ricardo Miranda de Souza, socio de la firma consultora de asuntos públicos Kreab, señala a este diario que, a su parecer, «un factor determinante será el pronunciamiento del Tribunal Constitucional y ver si el Ejército y la Policía se cambian de bando de no apoyar la medida de Vizcarra».

Para el analista político Erick Sablich, también en entrevista con EL MUNDO desde Lima, «la situación de incertidumbre se va a mantener por este enfrentamiento entre poderes y los dos tienen argumentos para sustentar su posición». Considera que ambas partes «han llevado al límite la interpretación de la Constitución«, y solo ve factible que sea el Constitucional el que «resuelva la controversia porque no veo que la pueda solucionar la propuesta de Mercedes Araoz de acudir a instancias internacionales. Lo único seguro en estos momentos en Perú es que la gente está hastiada de los políticos«.

De hecho, la OEA, que emitió un comunicado sobre las 13 horas del martes (20 de la península), debe ser el Tribunal Constitucional el responsable de «pronunciarse respecto a la legalidad y legitimidad de las decisiones institucionales adoptadas».