Curioso e Increíble El Mundo de Ahora Noticia internacional

Nicaragua: Grupos violentos afines al gobierno han ingresado y tomado el control de la Catedral de Managua.

NICARAGUA

Se dispara la violencia contra los templos católicos, en medio de la represión contra los opositores

La violencia y el asedio contra los templos católicos de Nicaragua se disparó el lunes, en medio de la represión del gobierno de Daniel Ortega a opositores que mantienen huelgas de hambre en dos iglesias para exigir la liberación de unos 139 «presos políticos».

Después de que la policía mantuviera todo el día rodeados los alrededores de la iglesia San Miguel de Masaya (sur) y la catedral de Managua, donde grupos de opositores ayunan en el marco de la campaña «Navidad sin presos políticos», la Arquidiócesis de la capital nicaragüense denunció que partidarios del gobierno incursionaron con violencia en la catedral.

«Grupos violentos afines al gobierno han ingresado y tomado el control de la Catedral de Managua. Al ser increpados por el padre Rodolfo López y sor Arelis Guzmán, estas personas respondieron con violencia» contra los religiosos, dijo la Arquidiócesis, que preside el cardenal Leopoldo Brenes, en un comunicado. El sacerdote López y la monja fueron golpeados y tuvieron que abandonar el templo para resguardarse.

Estos grupos también rompieron los candados del campanario y otros sitios de la catedral, condenó la iglesia, que consideró lo ocurrido una «profanación» y llamó al presidente Ortega a respetar los templos católicos. En las redes sociales circulan vídeos sobre la agresión en los que se ve a un grupo de jóvenes golpeando en el rostro al sacerdote.

El sacerdote de la Catedral de Managua en el momento de la agresión. TWITTER

La represión se produjo después que la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), que reúne a 92 grupos, anunciara nuevas acciones de presión contra el gobierno en el marco de la campaña «Navidad sin presos políticos».

La oposición prevé realizar «protestas rápidas, manifestaciones, huelgas de hambre simultáneas y un paro nacional que coordinarán con la empresa privada», afirmó Félix Maradiaga, uno de los dirigentes de la coalición, en rueda de prensa.

Ortega ha acusado anteriormente a los obispos católicos de «golpistas» por apoyar a los manifestantes que fueron heridos durante las protestas antigubernamentales que estallaron en abril del 2018, que el gobierno atribuyó a un fallido intento de golpe de estado.