Economía

Empresa Privada preocupada por inminente racionamiento de energía

cortes de luz

SAN PEDRO SULA.- La evaluación de expertos en la materia que indican que para mediados de este 2020 la Empresa Nacional de Energía Eléctrica no podrá dar abasto con la demanda de energía eléctrica en el Valle de Sula, por lo que tendrán que recurrir a la vieja costumbre de calendarizar racionamientos de energía por sectores, tal y como ha ocurrido décadas atrás.

Para muchos empresarios, esos tiempos oscuros habían quedado atrás. Para otros más suspicaces, se venía venir desde de lejos. Los constantes apagones y la incapacidad de la EEH de solventar la problemática, han sido uno de los puntos de fricción entre el sector de la Empresa Privada y el Gobierno hondureño.

“Hace cuántos años que estamos en ese problema de racionamientos. A estas alturas, el Gobierno debería tener una estrategia bien definida de cómo enfrentar esta situación, porque el cambio climático seguirá y traerá efectos más severos”, dijo Esperanza Escobar, presidenta de la Asociación Nacional de la Mediana y Pequeña Industria de Honduras (ANMPIH).

Por su parte, Jorge Faraj, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, comentó que los «racionamientos los hemos estado sufriendo todos los días, y las consecuencias que traerán a la economía si se agudizan más, serán muchísimas. Los más afectados son los emprendedores y el consumidor porque todo esto genera tarifas más caras, mayores costos de producción y que los productos suban de precio”.

Expertos en el tema, suman la ineficiencia y la falta de capacidad de la Empresa Naciona de Energía Eléctrica para suplir la demanda, los efectos inesperados de las intensas sequías que han afectado la zona y que solo se espera que se vuelvan más graves a medida avance el año, es decir, una baja en los níveles de las represas hidrológicas que alimentan la zona, como los elementos para producir la tormenta perfecta.

Incluso, advierten que la situación a mediados de este año 2020 podría llegar a ser como la crisis energética del 94, en la que se racionaba la energía de manera agendada, por largos perdios de tiempo. La economía hondureña, ya severamente golpeada por otros factores, caería con esto de rodillas.

Los municipios que posiblemente se verán más golpeados o afectados por los racionamientos son San Pedro Sula, La Lima, Villanueva, Cortés, Choloma, Pimienta, Potrerillos, San Manuel, Villanueva, El Progreso y los que se localizan en el corredor que termina en Santa Cruz de Yojoa, entre otros.