De último momento Noticia internacional Sucesos

Muere ‘Popeye’, el sicario de Pablo Escobar

Coordinó más de 3.000 asesinatos en Colombia

Fue el ‘número dos’ de Escobar y reconoció haber matado directamente al menos a 300 personas

Su papel fue fundamental en la estructura criminal del cártel de Medellín

El narcotraficante colombiano John Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’, jefe de sicarios del cartel de Medellín liderado por Pablo Escobar, ha muerto este jueves en el Instituto Nacional Cancerológico de Bogotá, donde estaba siendo atendido por un cáncer de estómago en fase terminal.

El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) ha informado del fallecimiento en un comunicado en el que ha explicado que ‘Popeye’ se encontraba ingresado desde el 31 de diciembre de 2019.

Velásquez, quien jugó un papel crucial en la estructura criminal del cártel de Medellín, ha enlazado penas de prisión incluso desde antes de la muerte de Escobar en 1993, por diversos delitos que van desde el terrorismo y el narcotráfico hasta el asesinato.

 Imagen de archivo de 'Popeye', que fue jefe de sicarios del cartel de Medellín liderado por Pablo Escobar.
Imagen de archivo de ‘Popeye’, que fue jefe de sicarios del cartel de Medellín liderado por Pablo Escobar.

#ComunicadoDePrensa El INPEC informa que Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias “Popeye” falleció en la madrugada de hoy.

Asesinó a 300 personas y coordinó 3.000 homicidios más

Después de pasar entre rejas 24 años, el sicario abandonó la cárcel en 2014, pero cuatro años más tarde, en los que tuvo tiempo de adquirir cierta relevancia mediática por el auge del fenómeno Pablo Escobar en medios de comunicación y en la cultura popular, regresó a prisión condenado por extorsión y asociación para delinquir.

‘Popeye’ reconoció en varias ocasiones haber asesinado directamente a, por lo menos, 300 personas. Además, como jefe de los matones de Escobar, coordinó alrededor de 3.000 homicidios más en las décadas de los 80 y 90, como parte de la guerra del cartel de Medellín contra el Estado colombiano y contra mafias rivales.

Entre las víctimas reconocidas por Velásquez se encuentra el entonces procurador general de la nación Carlos Mauro Hoyos, secuestrado y asesinado por él mismo en enero de 1988, así como numerosos magistrados, jueces, periodistas y policías que se opusieron al imperio criminal de Escobar y el cartel de Medellín.