Uncategorized

Transporte urbano de la capital solicita el apoyo del gobierno, durante esta pandemia del COVID-19.

Los propietarios de las unidades del transporte urbano de la capital se reunieron para solicitarle el apoyo al gobierno, tal como lo ha hecho con otros sectores durante esta pandemia del COVID-19.

El gobierno nos tiene desamparados, por eso le estamos manifestando las necesidades básicas que están enfrentando los trabajadores del rubro del transporte, apuntó Jorge Lanza, dirigente del transporte.

“Nuestros trabajadores ya llevan mes y medio de no poder trabajar por la emergencia decretada por el COVID-19 y sus familias están pasando una situación calamitosa”.

Muchos de ellos no son dueños de buses y están muy preocupados porque algunos atraviesan problemas de salud mental y no pueden comprar sus medicamentos, ni sus alimentos, agregó Lanza.

El dirigente Marvin Galo, detalló que más de 7 mil personas con trabajo directo, solo conductores son alrededor mil 800, más los cobradores, despachadores, el personal administrativo, mecánicos, pintores y vigilantes, entre otros.

Los dirigentes señalan que están conscientes que por ahora no pueden salir a trabajar porque el riesgo de contagiarse con esta mortal enfermedad, pero a cambio esperan el apoyo gubernamental.

TAXISTAS BURLADOS

Por su parte, los taxistas se quejan, porque han sido convocados al menos en ocasiones para entregarles una bolsa solidaria, y el sábado que llegaron unos 500 ruleteros, los dirigentes apenas contaban con unas 200 raciones, lo que consideran que están jugando con el hambre que están atravesando junto a sus familias.

Uno de los taxistas manifestó que ante la necesidad que hay en su hogar, el sábado se vio obligado a movilizarse a pie al lugar donde habían sido convocados, con la esperanza de recibir la bolsa con un poco de alimentos, pero le dijeron que no se la entregarían porque eran insuficientes. (EB)