De último momento El Mundo de Ahora Noticia internacional Tendencias

El covid-19 una bomba de muerte y miseria en Brasil.

CRISIS SANITARIA INTERNACIONAL

De acuerdo con las estimaciones de la Escuela Nacional de Salud Pública de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), Brasil tiene diez veces más de contagios de los admitidos oficialmente. Esos portadores, dicen los especialistas, hay que buscarlos en las favelas. Se los ve y conoce, pero no se los cuenta ni se los tiene en cuenta. Unos 14 millones de personas viven en esas condiciones de precariedad material en todo el país. Si fueran un solo estado, solo las favelas cariocas estarían en la posición 14ª en la lista de las regiones más golpeadas por la crisis sanitaria. En la populosa Rocinha, a 15 kilómetros de Tavares Bastos, han fallecido recientemente 49 moradores.

Ecuación desesperante

Otro hombre murió en su casa en la cima de una de las colinas (‘morros’) del Complexo do Alemão, en el norte de la ciudad. La familia llamó a una ambulancia pública que nunca vino. Los v ehículos sanitarios se resisten a subir a esos ‘morros’ de callejones laberínticos. Los consideran áreas de riesgo por las disputas entre narcotraficantes, policías y paramilitares.  Covid-19 y violencia constituyen una ecuación desesperante. «¿Cómo no nos vamos a amontonar si cuando estamos en medio del tiroteo, necesitamos estar en la habitación más segura de la casa para protegernos?», se pregunta Tiê Vasconcelos, un joven comunicador de esa favela.

El Complexo do Alemão acaba de ser objeto de una operación policial  que ha dejado 13 muertos. «Estas acciones socavan nuestro intento de minimizar un poco este impacto del coronavirus», dice Vasconcelos. «Lo que vemos es un triple riesgo: o mueres por covid o mueres en un tiroteo o mueres porque pierdes tu trabajo. A esta población le queda una elección imposible: morir, morir o morir«, señala la antropóloga de la Universidade Federal Fluminense, Jacqueline Muñiz.

Cada día menos camas

El gigante sudamericano es habitado por 210 millones de personas con suerte muy dispar. El 69% de los que perdieron la vida por coronavirus tanto en Río de Janeiro, Sao Paulo u otras grandes ciudades, tiene más de 60 años, contra el 95% de los casos fatales en España en esa misma franja etaria. Aunque el presidente, Jair Bolsonaro, ha rebajado a la pandemia a una simple  «gripecita», el miedo al covid-19 se ha apoderado especialmente de los sectores más vulnerables. El temor es doble: a la enfermedad y la imposibilidad de ser contenidos por el Estado.

En 12 de capitales estatales las camas de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) están ocupadas en un 80%. La situación de Río de Janeiro es peor: solo quedan disponibles menos de un 10% de las plazas. Antes que llegara la pandemia y el precario aislamiento, el derecho a la salud de los habitantes de las favelas ya estaba en riesgo en la «ciudad maravillosa». El alcalde y pastor evangélico Marcelo Crivella, aliado de Bolsonaro, había reducido de manera significativa la financiación de los Centros de Apoyo a la Salud Familiar (NASF).