Curioso e Increíble Noticia internacional Tendencias

Civiles armados confrontan el vandalismo racista.

RACISMO
5 JUL 2020

En las marchas y protestas contra el racismo en Estados Unidos, los manifestantes se han visto cara a cara con la policía, pero también con civiles fuertemente armados. Las leyes relacionadas con la tenencia de armas en el país dificultan aminorar esa tensión.

Estos civiles armados, han confrontado las manifestaciones racistas en al menos 33 estados, de acuerdo con una revisión de reportajes y publicaciones en las redes sociales hecha por Guns & America. Dicen que están allí para proteger los negocios y sus hogares. Otros se oponen al movimiento Black Lives Matter.

Y ello ha llevado a la violencia. En Albuquerque, Nuevo México, un miembro de una milicia presuntamente disparó e hirió a un manifestante. En Oregon, la policía arrestó a un hombre por presuntamente haberle apuntado con un arma a los manifestantes. En Ohio, funcionarios del gobierno local dijeron que defensores del derecho a portar armas estuvieron entre quienes interrumpieron una protesta en contra del racismo.

Un hombre de 18 años fue arrestado en junio tras disparar al suelo durante una manifestación en Boise, atemorizando a las personas que se encontraban allí. Al día siguiente en Boise, en una vigilia para honrar a los afroestadounidenses muertos a manos de policías y vigilantes, un hombre blanco se paró con un rifle semiautomático en medio de la multitud y amenazó a gritos con interrumpir a la persona que estaba hablando. Se fue luego de que un manifestante se paró frente a él y el escenario en un tenso momento.

Una de las organizadoras de la vigilia, Whitney Mestelle, dijo que ella y su equipo han delineado planes de seguridad en estos eventos, pero que no serán intimidados.

La Primera vs la Segunda Enmienda de la Constitución

Los manifestantes y vigilantes armados pueden operar libremente en casi todo el país. Esto se debe a que muchos estados han relajado las leyes sobre la tenencia de armas, dejando a las fuerzas del orden sin la capacidad o la disposición de incluso abordarlos a pesar de que los manifestantes dicen que se sienten intimidados.

Sí, dijo Sanders, una interpretación amplia de la Segunda Enmienda significa que hay mucha libertad a la hora de caminar con un arma en muchos lugares. Pero la profesora quiere que los oficiales tomen la iniciativa y aborden a las personas armadas que ella ve claramente como una amenaza a los manifestantes.

“Si soy una persona negra, ¿cómo puedo ejercer de forma efectiva mis derechos bajo la Primera Enmienda si sé que habrá individuos armados que sospechan de mí por alguna razón?”, se preguntó.

Problemas para los manifestantes y la policía

“Cuando hay saqueos en las ciudades metropolitanas y alguien va a proteger su negocio, lo entiendo totalmente”.

Raney es ahora un consultor sobre el cumplimiento de la ley en el Departamento de Justicia y entrena a agentes del orden alrededor del país en los protocolos sobre el uso de la fuerza. Agregó que cualquier desmantelamiento sostenido de las regulaciones sobre las armas puede poner en peligro a las fuerzas del orden.