Economía Educación Honduras Tendencias

Migrantes que viajaron en la caravana estan retornando al país.

La vicecanciller para Asuntos Consulares y Migratorios, Nelly Jerez, declaró que en base a las estadísticas proporcionadas por el Sistema de Control Biométrico Nacional del Instituto Nacional de Migración (INM), hasta las dos de la tarde del domingo, habían retornado 1,043 connacionales.

Las autoridades guatemaltecas indican que ya han retornado la mayor parte de los hondureños que ingresaron a su territorio de forma irregular el jueves por la mañana, esto confirma que, si los retornos contabilizados son 1,043, las cifras estimadas de 1,250 personas eran correctas, nunca fueron más de 2,800 y mucho menos 4,000 personas, aseguró.

Del total de retornados 697 son adultos y 346 menores de edad, por lo que la vicecanciller reiteró su llamado a los padres de familia para que no exponga a los niños a los peligros de la ruta migratoria, y que no se dejen engañar por los traficantes de personas o coyotes que les aseguran que con los niños es más fácil ingresar a los Estados Unidos.

Agregó que la mayoría de retornados son enviados a los Centros de Atención al Migrante Retornado (CAMR), donde reciben alimentación, atención médica y psicológica, y llenan las fichas socioeconómicas para que puedan optar a los programas de empleo y proyectos sociales del gobierno, asimismo se les brinda alojamiento hasta por 72 horas y posteriormente son trasladados de forma gratuita a sus lugares de origen.

A la vez les recordó a sus connacionales que los controles migratorios en la ruta migratoria se han duplicado tanto en Guatemala como en México, lo que hace cada vez más difícil que puedan llegar a la frontera estadounidense, donde también se han duplicado los cordones de seguridad.

El gobierno de México ha dejado claro que no permitirá el ingreso irregular de migrantes en ese sentido estableció cordones de seguridad en la frontera y la Secretaría de Gobernación informó que las personas extranjeras que ingresen a su territorio sin respetar las medidas de bioseguridad establecidas en el marco de la pandemia, se les aplicarán sanciones que incluyen de 5 a 10 años de cárcel, detalló.

A los peligros históricos de la ruta migratoria se le suma el COVID-19 que está vigente en todos los países del mundo, y evidentemente los riesgos de contagio a los que se expone una persona con movilizaciones masivas y al ser confinada en un albergue son muy altos.