En su discurso conmemorativo el pasado 27 de enero, segundo aniversario del cuatrienio, la mandataria afirmó que van por el camino correcto contra la corrupción y en la construcción de la patria.

Sin embargo, durante los tres meses anteriores al segundo aniversario, se presentaron eventos que impactaron la imagen y credibilidad del partido Libertad y Refundación (Libre) y de Castro, según la la exrectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos.

El manejo de la clausura de la segunda legislatura, con negociaciones entre Libre y el Partido Liberal, generó expectación y cuestionamientos sobre la transparencia de estas acciones.

Además, la cancelación de visas a diputados por parte de Estados Unidos y las críticas de organizaciones internacionales como Human Rights Watch y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) señalan fallas en el fortalecimiento de los derechos humanos y las instituciones democráticas en Honduras. La inclusión de hondureños en la lista Engel por parte de EE. UU. también afectó la reputación del gobierno.

Las declaraciones de funcionarios nacionales, como el titular del Instituto de Conservación Forestal (ICF), Luis Solís, sobre el control del crimen organizado en carreteras, y el informe de Insight Crime sobre el establecimiento de plantaciones de coca, resaltan los desafíos en materia de seguridad y narcotráfico.

Asimismo, de acuerdo con Castellanos, las acciones de policías y militares, desde capturas por corrupción hasta su participación en actividades no relacionadas con su función constitucional, provocaron preocupaciones. A pesar de la reducción de homicidios según la Secretaría de Seguridad, el incremento en muertes de mujeres y jóvenes menores de 30 años plantea interrogantes sobre la efectividad de las medidas implementadas.

La presidenta de Honduras realizó 15 viajes internacionales, resaltando su participación en la COP28 en Dubái con una delegación de 139 personas, incluyendo 21 periodistas. En comparación con países más grandes y poblados, Honduras envió una delegación desproporcionada. Este enfoque, junto con el elevado costo del viaje plantea preguntas sobre la priorización de recursos en un país con desafíos económicos.

En cuanto a la gestión energética, la exrectora de la UNAH señaló que las pérdidas técnicas y no técnicas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) aumentaron, planteando interrogantes sobre la resolución de déficits energéticos.

La falta de avances en la creación de la Comisión Internacional contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (CICIH) y la conclusión de las Zona de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) también está en el centro de las críticas.

«Pero la presidenta tiene razón, ¡Libre va muy bien!»

Castellanos expuso que Libre se afianza como un partido centralizado y caudillista, tomando decisiones de manera personal y familiar. Controla el Congreso Nacional mediante la suspensión de sesiones y estrategias legales. El proceso de desgaste del Partido Liberal continúa, mientras el Partido Nacional se muestra reacio a renovarse.

El Partido Salvador de Honduras (PSH) parece encaminarse a ser una incubadora política, y se plantea la posibilidad de nuevos líderes. No se prevén reformas electorales ni segunda vuelta, con Libre proyectando una victoria con el 30%-35% de votos, confirmando estar bien posicionado con el 32%.