El Mundo de Ahora Uncategorized

Venezuela, el país donde los precios suben mientras haces fila

la oposición venezolana
Una tienda en el centro de Caracas.
Una tienda en el centro de Caracas. MARCO BELLO REUTERS

“Cuando estaba en la cola porque el punto de venta tenía fallas, el dueño del negocio nos dijo que el precio de las cervezas no era ese sino otro más caro y empezó a remarcarlas. Nadie dijo nada. Había leído que en los países en los que pasó eso los precios cambiaban en horas, pero la verdad no pensé que fuera a pasar así”, cuenta el joven estudiante universitario sobre su experiencia del 22 de diciembre, cuando hacía fila en una licorería en Altagracia, una pequeña ciudad en los llanos venezolanos.

En ese momento las cervezas que quería comprar costaban 10.000 bolívares y de un momento a otro pasaron a 13.000, un incremento de casi 30 %. Dos semanas después de la escena, el mismo producto cuesta más de 20.000 bolívares.

El viernes 5 de enero se ordenó a los supermercados a regresar los precios de 50 productos a lo que marcaban el 15 de diciembre, como si se tratara de una máquina del tiempo. El precio de un paquete de galletas María en un supermercado en Caracas, que estaba en 60.000 bolívares, pasó a 10.000 bolívares de un momento a otro, tras la visita de los fiscales del gobierno, terminó agravando el profundo desabastecimiento que vive el país.

Resultado de imagen para imagenes de gente haciendo cola en supermercados en venezuela

El resultado: el sábado se reportaron enormes colas de gente que quería aprovechar la rebatiña, algunos intentos de saqueo y disturbios y la militarización de los establecimientos. El domingo, muchos supermercados, arrasados por las compras masivas, no abrieron. La imposibilidad de reponer mercancía con este nuevo control de precios vislumbra un enero mucho más complicado para los venezolanos; de mucha mayor escasez de alimentos y en consecuencia, de más hambre.

Resultado de imagen para imagenes de gente haciendo cola en supermercados en venezuela

Aumentos populistas  que más bien afectan al pueblo.

Maduro ha decretado  aumentos del salario mínimo durante el último año en un intento infructuoso por correr detrás de la veloz inflación. Según los Economistas, los aumentos incondicionales al salario conducen a la ineficiencia ,al desempleo y la inflación ,los aumentos deben ser condicionados a la labor realizada, a la eficiencia, a la responsabilidad de cada uno de los trabajadores de esa forma se incentiva la eficiencia, se mantiene e incrementa el empleo, no aumenta la inflación porque solo existe el flujo necesario de efectivo,  lo correcto es congelar los precios de la canasta básica.