Noticia internacional Tendencias

Falta de medicinas está matando a los enfermos crónicos en Venezuela

En Venezuela es un lujo enfermarse y una tragedia si se contrae una enfermedad grave que no tiene cura por falta de medicamentos y de hospitales equipados. Decenas de miles de pacientes crónicos con diversas dolencias están en el umbral de la muerte y claman por ayuda humanitaria.

La dramática situación de los venezolanos condenados a morir por falta de tratamiento y medicinas los ha empujado a protestar sin descanso ante el Ministerio del Poder Popular para la Salud aunque les den un portazo en sus narices y sus reclamos se los lleve el viento.

La falta de medicinas está condenando a los enfermos crónicos de Venezuela a una segura seentencia de muerteLa falta de medicinas está condenando a los enfermos crónicos de Venezuela a una segura seentencia de muerte – EFE

Como el régimen de Nicolás Maduro niega la crisis sanitaria, los pacientes van con sus dolencias a cuestas en fase terminal y se los restriegan en su cara. La mujer con un seno canceroso muestra ante las cámaras el estado deteriorado de su pecho. Los niños cancerosos con la cabeza afeitada y tapabocas también desfilan. Otros los llevan en su camilla y los que no pueden marchar son llevados en su silla de rueda.

Las embarazadas dan a luz en la calle o en la frontera de Colombia y Brasil porque en los hospitales venezolanos no se brinda la atención necesaria. La viruela, el sarampión, la malaria, la difteria, ya erradicadas hace más de 60 años, comenzaron a diezmar a la población infantil al sur del país, donde no llega ningún tipo pastillas ni de vacunas para la prevención.

Pero tampoco hay alimentos por lo que la desnutrición que está llegando al 16% de la población infantil, según Cáritas, afecta a más de 300.000 niños que están a punto de sucumbir.

Al frente de la legión de enfermos que desfilan ante el Ministerio de la Salud se encuentra el diputado y médico William Barrientos, quien denunciar que más de 250.000 enfermos del Virus de Inmunodeficiencia Humana (HIV) no reciben tratamientos antirretroviral que pueden morir. “Esto es un auto genocidio inducido por parte del régimen”, dijo.

Sus reclamos no fueron atendidos en el ministerio. «Es más le tiraron la puerta en su cara» cuando los vieron en la entrada. «Es preocupante la inacción del régimen. Pedimos con urgencia la apertura de un canal humanitario para la recepción de medicinas y alimentos. Pero el Gobierno la niega, dice que no existe».