Politica internacional Tendencias

¿Están contados los días de Daniel Ortega en la presidencia de Nicaragua?

Una vida en fotos: Daniel Ortega, de revolucionario marxista a autoritario corporativo

El jueves se entregó una propuesta al mandatario nicaragüense para llevar a cabo elecciones anticipadas a medida que crece la presión sobre su gobierno cada vez más aislado. ¿Pero aceptará una salida pacífica?

El destino de la democracia nicaragüense está en juego mientras el presidente Daniel Ortega sopesa sus opciones en medio de la creciente presión de sectores opositores para que renuncie.

El jueves, Ortega dijo a los obispos del país que necesitaba un par de días para reflexionar sobre su última propuesta para poner fin a la crisis política que ha visto más de 120 muertos en protestas callejeras, principalmente por disparos de la policía y de grupos paramilitares.

Los nicaragüenses ahora se están preguntando: ¿Se irá Ortega de una manera negociada o intentará aguantar la tormenta, incluso si sumerge al país en un caos prolongado?

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. AP

Los detalles de la propuesta planteada en la Mesa Plenaria -el grupo que coordina el diálogo con el gobierno de Ortega- no son públicos, pero implican la renuncia de Ortega en abril de 2019 después de elecciones en marzo, según fuentes consultados por Univision Noticias. Así como una serie de reformas al sistema electoral del país y una investigación independiente de la responsabilidad por las muertes en las protestas.

La OEA aprobó una débil resolución el martes en su Asamblea General en Washington donde había poco interés en discutir la crisis de Nicaragua. Pero la administración Trump ha expresado su crítica a Ortega y su responsabilidad por la violencia. “Es el gobierno de Nicaragua el que ha cometido crímenes graves contra manifestantes pacíficos”, dijo a la prensa el embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, después de la reunión.

La OEA aprueba una débil resolución sobre Nicaragua que no condena al gobierno de Ortega

Un intento anterior el mes pasado para establecer un diálogo nacional para resolver el conflicto colapsó después de unos días de conversaciones debido a más muertes en las manifestaciones, incluida una masacre en el Día de la Madre el 30 de mayo pasado en la que murieron 15 personas, según grupos de derechos humanos.

El gobierno de Ortega culpa a sus opositores políticos de la violencia, pero dice que apoya la necesidad del diálogo. En un discurso en la apertura del Diálogo Nacional, Ortega dijo que había una conspiración para desestabilizar a su gobierno con el apoyo de “grupos políticos extremistas en Estados Unidos”.

Indignados por las tácticas represivas de Ortega, muchos manifestantes están exigiendo la destitución inmediata de Ortega, mientras que otros dicen que se necesita tiempo para reparar el daño que su régimen de 11 años ha hecho a las instituciones democráticas del país.