Honduras Sucesos

Aumentan enfermedades en Pajuiles por agua contaminada por HIDROCEP

Por Movimiento Amplio

Fuertes dolores en el estómago, erupciones y manchas en la piel, son algunos de los padecimientos que ha empezado a sufrir la población de Pajuiles en Tela, Atlántida, quienes consumen agua del río Mezapa contaminado debido a los trabajos que la empresa HIDROCEP, propiedad del empresario Jaison Hawit desarrolla en su cauce en la parte alta de la cordillera Nombre de Dios a pesar de que la CIDH dictó medidas cautelares en beneficio de las comunidades consumidoras el pasado febrero de 2018.

Durante más de 470 días, la población de Pajuiles organizada en el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia, instalada en los Campamentos Dignos por el Agua y por la Vida han denunciado ante las autoridades locales y nacionales los delitos ambientales y el daño que la empresa ha ocasionado a la única fuente de agua que abastece más de 20 comunidades del sector y sin que hasta el momento haya respuesta alguna por parte de las autoridades.

En reiteradas ocasiones el vice ministro de Mi Ambiente, Elvis Rodas ha reconocido los altos niveles de contaminación que el río tiene y contrario a suspender la obra, el funcionario reafirma su compromiso con la empresa de dejarla terminar el mortal proyecto otorgándole más y más criterios de oportunidad para realizar las imposibles obras de mitigación de daños que contempla la “ley” a los proyectos legalmente instalados en las comunidades, situación que HIDROCEP no cumple.

Por su parte el Mecanismo de Protección para defensores y defensoras de derechos humanos ha abandonado a las comunidades que en su afán de proteger su único río, han sufrido 3 desalojos forzosos e ilegales, la represión policial con uso de gases lacrimógenos y 17 procesos de criminalización en contra de quienes defienden su fuente de agua. Además, han sido agredidos, amenazados y afectados por personas afines a la empresa y por los cuerpos de seguridad del gobierno de Honduras, quienes funcionan como guardias personales del empresario y su proyecto, escoltando en al menos 2 ocasiones a este para asegurar el paso de su maquinaria hacia el plantel de la empresa.

Dos reuniones de las comunidades con esta instancia, fueron suficientes para que los pobladores se dieran cuenta de la falta de compromiso del gobierno para protegerlos, pues los mismos acuerdos firmados entre ambas partes fueron incumplidos por los integrantes del mecanismo y el gobierno de la república. El MADJ como representante legal de las comunidades y junto a estas presentó una propuesta de medidas de protección que comprende desde la suspensión del proyecto hasta la determinación de responsabilidad directa sobre la empresa y sus funcionarios en la contaminación de las aguas.

El 10 de agosto de 2017, la Unidad de Control y Vigilancia para la Calidad de Agua de Consumo Humano emitió un análisis sobre una muestra de agua tomada en el Río Mezapa en los acueductos que abastecen a la comunidad de Planes de Arena Blanca y concluyó que contiene residuos de coliformes fecales por lo cual el agua no es apta para consumo humano. La gravedad del daño que podría causarse a las personas que consumen el agua potable que proviene del Río Mezapa está dada por el tipo de contaminación que el mismo Estado detectó que esta presenta.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) algunos tipos de coliformes fecales pueden causar graves daños a la salud, producen diarrea que puede ser desde leve y no hemorrágica hasta altamente hemorrágica, siendo esta última indistinguible de la colitis hemorrágica. Entre el 2% y el 7% de los enfermos desarrollan el síndrome hemolítico urémico (SHU), que puede ser mortal y se caracteriza por insuficiencia renal aguda y anemia hemolítica. Los niños menores de cinco años son los que tienen más riesgo de desarrollarlo.

Debido a que estas afectaciones a la salud no son nuevas, uno de los acuerdos primordiales para consensuar las medidas de protección, fue la permanencia de un médico en el Centro de Salud de la comunidad, y el abastecimiento de medicamentos para la población, sin embargo, a pesar de lo planteado en la propuesta de medidas cautelares y de las necesidades básicas y urgentes de la población de Pajuiles, el viernes 6 de julio a la 1 de la tarde, el centro de salud de la comunidad estaba sin brindar atención y cerrado para los pacientes, por lo que el MADJ desplazó un equipo de médicos para que brindaran de forma gratuita atención a la población afectada.

El MADJ, desde todos sus medios y desde las comunidades mismas ha presentado al menos 14 denuncias vinculadas al conflicto generado por HIDROCEP en la zona y a pesar de que el Ministerio Público, a través de su Unidad Técnico Ambiental, reconoció mediante dictamen los daños ambientales desde agosto de 2016, a pesar de eso ha sido completamente incapaz de librar requerimiento fiscal contra HIDROCEP para evitar que continúe cometiendo delitos ambientales impunemente.

La alcaldía de Tela y el gobierno central son y serán los responsables del desmejoramiento en la salud y los niveles de vida de las y los habitantes de Pajuiles y el sector Mezapa, ya que estos fueron parte en la mesa de diálogo en agosto de 2017 y han estado siendo también testigos cómplices y serviles del incumplimiento por parte de HIDROCEP de todos y cada uno de los acuerdos tomados.