Sociales Technology Tendencias

Ilustraciones realmente preocupantes de nuestra sociedad moderna invadida por la tecnología

Hay realidades que duelen. Y por eso preferimos mirar hacia otro lado. Fingir que no existen, con la secreta esperanza de que se desvanezcan mientras llenamos nuestra mente con otras cosas, menos importantes pero también menos incómodas.

La televisión puede darnos muchas cosas, salvo tiempo para pensar», dijo Bernice Buresh y Fellini fue un paso más allá al afirmar que «la televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural».

«Quien ostenta el móvil como símbolo de poder está declarando, en cambio, a todo el mundo su desesperada condición de subalterno», dijo Zygmunt Bauman. ¿Estamos seguros de que usamos el móvil o es la tecnología quien nos usa a nosotros? A veces la línea es tan sutil que se difumina.

El asedio de la tecnología, las llamadas, los mensajes entrantes, las notificaciones y los correos se convierten en peligros que nos acechan, poniendo en jaque nuestra atención, impidiéndonos relajarnos.

«Mientras te sientas lo más importante del mundo, no puedes apreciar en verdad el mundo que te rodea. Eres como un caballo con anteojeras: nada más te ves tú mismo, ajeno a todo lo demás». Internet, y en especial las redes sociales, generan ese aterrador efecto, impidiéndonos disfrutar de las cosas y las personas que nos rodean.

El confesionario de las redes sociales, donde la ruptura entre lo privado y lo público es patente. A decir de Bauman: «el espacio público es donde se realiza la confesión de los secretos e intimidades privados». La línea divisoria entre ambos mundos se ha difuminado, vaciando de sentido lo público y restándole el poder para unir personas a lo privado.