Noticia internacional Tendencias

Estas son las ciudades más violentas del mundo

El informe de las ciudades más violentas del mundo mantiene a América Latina como la región del mundo que más sufre a este problema.

En América Latina se concentran las ciudades más peligrosas para vivir en el mundo. No obstante, en Colombia, el panorama mejora progresivamente. Así lo revela el informe de 2018 del Consejo Ciudadano para la Seguridad y la Justicia Penal, una ONG mexicana que cada año hace seguimiento a las urbes con mayores tasas de homicidios del planeta.

Solo Cali y Palmira permanecen en el listado de las 50 ciudades más violentas y ambas mejoraron. La capital del Valle pasó del puesto 28 al 31 y Palmira del 27 al 37. Además, Cúcuta, que en 2017 había ocupado el último lugar del ranquin, salió de este en 2018.

Como señala Juan Carlos Ruiz, experto en seguridad urbana y profesor de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, el país viene descendiendo progresivamente en esta medición. En 2013, por ejemplo, llegó a tener seis ciudades incluidas entre las 50 más violentas. Varias de estas, como Medellín en 2015, vienen saliendo en los últimos años.

  • Soldados mexicanos en una escena del crimen en Juárez, una de las ciudades con mayor tasa de homicidios. FOTO REUTERS

    Soldados mexicanos en una escena del crimen en Juárez, una de las ciudades con mayor tasa de homicidios. FOTOREUTERS

Las  ciudades más violentas del mundo se ubican en América Latina.

No obstante, este avance en los centros urbanos contrasta con el aumento de los homicidios en 2018. Según el informe la Fiscalía General, 392 más fueron asesinadas el año anterior con respecto a 2017. “Esto lleva a pensar que la violencia se traslada al campo”, señala Ruiz.

América Latina, el epicentro

Una de las revelaciones del informe es que México desplazó a Brasil como el país con mayor cantidad de ciudades en la lista, con 15. Además, cuatro de las cinco ciudades con los mayores niveles de violencia se ubican en este país centroamericano (ver Infográfico).

Tijuana, por ejemplo, escaló en la lista en los últimos años. Pasó de estar en el puesto 47 en 2013 al primero en 2018. Este ascenso, como señala Ruiz, puede deberse a su condición como un centro fronterizo clave entre México y Estados Unidos, “lo que la hace un paso obligado tanto de migrantes como de mercados ilegales como el narcotráfico”.

El caso de Brasil, como explica Pablo Nunes, investigador del Observatorio de Seguridad de Río de Janeiro, no es completamente optimista. Si bien entre 2017 y 2018 tres de sus ciudades salieron del listado (Vitoria, Porto Alegre y Campina Grande) y otras como Fortaleza, Joao Pesoa, Maceió redujeron sus tasas de homicidios, estos datos no incluyen las personas asesinadas por la Policía brasileña.

Según el Observatorio de Seguridad, solo en Río, 1.500 personas murieron por acción de la policía. Es decir, el 20 % de las muertes violentas en la ciudad en 2018.

Este subconteo no se detiene allí. La cantidad de muertes violentas, a pesar de ser la variable más fiel para medir los niveles de violencia de un lugar, a veces no es completamente precisa.

Un ejemplo es el caso de Venezuela, con seis ciudades incluidas en la lista y, según el informe, “una incapacidad cada vez mayor de contar a sus muertos”. Esto, debido a la ausencia de estadísticas oficiales sobre crímenes por parte del gobierno de Nicolás Maduro.

Esta característica también explica que 42 de las 50 ciudades de la lista pertenezcan a América Latina. La región no solo cuenta con un problema de violencia urbana generalizado producto del narcotráfico, “sino con cifras cada vez más mejor recolectadas para documentarlo”, señala Ruiz. En contraste, en zonas del mundo como África subsahariana y algunos países de Asia, fuera de las mediciones y las listas, están los asesinados que no se registran