El Mundo de Ahora Noticia internacional Politica internacional

5 claves para entender la histórica rivalidad entre Irán y Arabia Saudita

(y qué tan cerca están de un conflicto armado)

Irán y Arabia Saudita son rivales desde hace mucho tiempo.

El ataque de este fin de semana contra importantes instalaciones petroleras sauditas -del que los gobiernos de Riad y Washington culpan a Irán- ha vuelto a tensionar las relaciones entre los dos países.

Pero ¿cuál es el origen de esta histórica rivalidad? Te damos la respuesta en 5 claves.

1. ¿A qué se debe que Irán y Arabia Saudita no se lleven bien?

Los dos países —ambos poderosos vecinos— se encuentran en una lucha feroz por el dominio regional.

A esto se suma que la disputa en la que se encuentran desde hace décadas se ve exacerbada por las diferencias religiosas, ya que cada país sigue a una de las dos ramas principales del Islam: Irán es principalmente chiita, mientras que Arabia Saudita se considera la principal potencia musulmana sunita.

Este cisma religioso se puede ver reflejado en el resto del Medio Oriente, también dividido entre chiitas y sunitas. Algunos de los países que conforman la región buscan en Irán o Arabia Saudita apoyo y orientación dependiendo de su inclinación religiosa.

Históricamente, Arabia Saudita, monarquía y hogar del lugar de nacimiento del Islam, se vio a sí misma como el líder del mundo musulmán.

Sin embargo, esto fue desafiado en 1979 por la revolución islámica en Irán que creó un nuevo tipo de Estado en la región, una especie de teocracia revolucionaria que tenía el objetivo explícito de exportar su ideología más allá de sus fronteras.

En los últimos 15 años en particular, las diferencias entre Arabia Saudita e Irán se han agudizado debido a varios eventos.

Por un lado, la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en 2003 en la que se derrocó a Saddam Hussein, un árabe sunita que había sido un importante adversario iraní, quien además eliminó un contrapeso militar crucial para Irán y abrió el camino para un gobierno dominado por chiitas en Bagdad.

La influencia iraní en el país ha aumentado desde entonces.