Curioso e Increíble Noticia internacional Sucesos Tendencias

En dos meses ya enterró a sus padres y tres hermanos por coronavirus.

Raquel Barrera, con 28 años, ha tenido que sufrir lo inimaginable. En solo dos meses, la pandemia de coronavirus le ha arrebatado a sus padres y a sus tres hermanos tras un terrible brote en la familia.

En su país, El Salvador, se han registrado 15.446 casos confirmados y más de 400 fallecidos por la Covid-19. Entre ellos, se encuentran los cinco miembros de la familia Barrera, donde sufrieron un foco que afectó a varios familiares.

Según relata la agencia de noticias AFP, el primero en fallecer el pasado 28 de mayo fue el padre, Félix Barrera, con 80 años, seguido de su mujer y madre de Raquel, que moría dos días después a los 69 años, dejando huérfanos a sus 11 hijos. 

Contagiados también de coronavirus, tres de los hijos del matrimonio morían días después, tras no haber podido superar el virus contra el que luchaban ingresados en el hospital. Eran Jesús, de 52 años, Joaquín Antonio de 42, y Carlos Humberto de 40.

«Cuando comencé a escuchar de este virus, jamás pensé que iba pasar algo así en mi familia», contó Raquel al mismo medio, devastada por la pérdida de sus seres queridos.

Al dolor, Raquel ha tenido que sumar la impotencia y tristeza que le provoca la discriminación que han padecido, tanto ella como sus familiares, en la región. «Lo que sufrimos aquí fue discriminación de toda la gente», expresó Raquel, asegurando que fueron los responsables de salud quienes fueron anunciando en todo el vecindario que «la familia estaba infectada», por lo que «ni tortillas nos querían vender».

Ahora, tras haber superado los 15 días de cuarentena, la familia Barrero tratan de evitar más contagios con «té de jengibre, limón, manzanilla, y cebolla morada licuada con miel de abeja», ya que carecen de medicamentos.