En sus cuentas de redes sociales, el equipo de la Primera División en España publicó una de las imágenes más famosas del exfutbolista brasileño con la cara del «Choco» Lozano.

«O REI CHOCO LOZANO» (Rey Choco Lozano), posteó el Cádiz Club de Fútbol, acompañada de una instantánea que inmortalizó a «Pelé» el 21 de junio de 1970, durante la disputa de una de las semifinales del Campeonato del Mundo en el Estadio Azteca de México.

En esa ocasión, Edson Arantes do Nascimento celebró la victoria en la que Brasil se impuso a Italia por cuatro goles a uno, encaramándose en su compañero Jairzinho.

«Pelé» levantó el puño derecho al cielo, con una sonrisa de satisfacción indescriptible mientras pasaba el otro brazo alrededor del cuello del número 7 brasileño.

Un gol del Choco Lozano salvó al Cádiz que superó al Alavés por 0-1 y este resultado unido al que el Granada no logró pasar del empate ante el Espanyol, obró el milagro del conjunto amarillo, que continuará en Primera División en España.

Después de una primera parte en la que el Alavés puso más fútbol y ocasiones que los andaluces y donde el portero Jeremías Ledesma fue el mejor de los suyos, pero en la segunda parte el Cádiz se volcó hasta lograr el gol de la victoria y la salvación, que fue agónica después de que el colegiado cambiara su decisión al consultar el VAR, tras decretar penalti a favor del Alavés en la recta final.

La afición local mostró su descontento con su equipo desde los primeros minutos del partido, al tiempo que la gaditana expresó su apoyo al equipo y a la afición alavesista con cánticos y pancartas.

Miguel De la Fuente fue el más activo de los albiazules, que estuvieron cerca de adelantarse a los quince minutos tras un buen control de Jason Remeseiro en un centro de Martín Aguirregabiria, pero Ledesma, bien colocado, evitó el primero después de un remate mordido del gallego.

El Alavés se acercó más a la portería amarilla en una primera parte en la que tuvo algo más de chispa que el Cádiz, más atenazado quizás por lo que se jugaba.

El balón parado era el mejor recurso de los de Sergio González, que no lograban llegar con el juego combinativo al área local, de hecho, antes del descanso, Antonio Sivera intervino con acierto en dos jugadas de estrategia que no consiguió despejar con contundencia la zaga local.

Efecto Lozano

Los cambios del técnico cadista surtieron efecto. Prácticamente el primer balón que tocaba el Choco Lozano servía para adelantar al equipo andaluz en el minuto 76 y poner el 0-1 al empujar un centro raso de Iza Carcelén y llegar antes que tres jugadores locales.

El asistente anuló el segundo consecutivo del Choco Lozano por fuera de juego en un momento en el que el Cádiz se desató sin nada que perder y con la esperanza de que le acompañarán los resultados.

En el minuto 86, el colegiado murciano Sánchez Martínez cambió su decisión al señalar penalti a favor del Alavés, después de consultar el VAR e interpretar que el balón no golpeó en la mano del cadista Espino, una decisión que alargó la agonía de un Cádiz que veía más cerca la salvación.

Con el pitido final, que coincidió con el empate final en Granada, estalló el júbilo en la grada amarilla y en la plantilla del Cádiz que celebró la permanencia con los suyos y acabó dando la vuelta al estadio agradeciendo el aplauso de la parroquia local, en un final de hermanamiento entre aficiones.