Noticia internacional Politica internacional

Venezuela tiene la mas grande reserva de petroleo, y no puede beneficiarse de la alza del precio.

Por qué Venezuela no puede beneficiarse del aumento del precio del petróleo?

Mientras la mayoría de países productores disfruta del alza de precios del petróleo y ya piensa en enfriar el mercado, Venezuela es incapaz de sacar provecho.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro dice que el país debe salir del rentismo petrolero. El crudo supone aproximadamente el 96% de los ingresos del país.

Pero al mismo tiempo sabe que sólo el petróleo puede ayudar a sacar a Venezuela de la crisis económica que vive.

Tras la reelección presidencial hace dos semanas que buena parte de la comunidad internacional no reconoce, Maduro pidió que aumente la producción en 1 mbd.

Pozo petroleroDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionLa industria petrolera es básica para la economía de Venezuela.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro dice que el país debe salir del rentismo petrolero. El crudo supone aproximadamente el 96% de los ingresos del país.

Pero al mismo tiempo sabe que sólo el petróleo puede ayudar a sacar a Venezuela de la crisis económica que vive.

Tras la reelección presidencial hace dos semanas que buena parte de la comunidad internacional no reconoce, Maduro pidió que aumente la producción en 1 mbd.

Nicolás MaduroDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionNicolás Maduro ha pedido incrementar la producción en un millón de barriles al día.

Pero no parece fácil que ese objetivo se cumpla.

Según el profesor Francisco Monaldi, sólo para mantener ese nivel de 1,5 mbd se necesitarían unos 55 taladros activos en el país. Ahora hay apenas 36, según la compañía especializada Baker Hughes.

Para entender el estado de la principal industria de Venezuela (y de los ingresos del Estado), hay que desgranar esa cifra de 1,5 millones y ver cuántos barriles generan flujo de caja, es decir, dinero líquido para pagar las deudas y, sobre todo, para la importación de alimentos, medicinas y demás productos básicos que escasean.

Unos 400.000 barriles se destinan a consumo interno, que debido al irrisorio precio de venta al consumidor por el subsidio estatal no sólo no generan beneficios sino pérdidas.

También hay que restar los barriles que se envían a Rusia y China para el pago de deuda y a Cuba por acuerdos de colaboración.

Monaldi calcula que los barriles que generan flujo de caja puedan estar entre 450.000 y 650.000, es decir, algo menos de la mitad de la producción.

En abril venció además el periodo de gracia de dos años por el que China ofreció generosamente que Caracas pagara con petróleo únicamente los intereses de la deuda.

Si finalmente no se renueva, Venezuela podría tener que enviar al gigante asiático 320.000 barriles al día en lugar de los aproximadamente 70.000 actuales. Algo que parece imposible de cumplir actualmente.

Esta semana, medios especializados informaron de que PDVSA comunicó a ocho clientes que este junio no podrá cumplir al completo sus compromisos de suministro de crudo.

Y a todo eso hay que descontar el costo de los entre 120.000 y 200.000 barriles que Venezuela importa para el consumo interno y para diluir el crudo pesado que se extrae en parte del país.