Noticia internacional Politica internacional

Corea del Norte se compromete con la desnuclearización en la cumbre con Trump

A cambio, Estados Unidos garantiza que no atacará al régimen y cesará sus ejercicios militares con Corea del Sur

ZIGOR ALDAMA Shanghái

Kim Jong-un ha ratificado hoy su compromiso con una «desnuclearización completa» tras la histórica cumbre que ha protagonizado con Donald Trump en Singapur. Ese es el principal compromiso al que han llegado los mandatarios de Corea del Norte y Estados Unidos después de las tres horas que han pasado juntos, y que Trump ha calificado de «intensas».

A cambio de clausurar su programa nuclear militar, Kim ha recibido de Trump garantías de que la superpotencia americana no tratará de derrocar su régimen ni atacará el país. La prueba más inmediata de ese compromiso será el fin de los ejercicios militares que Estados Unidos lleva a cabo habitualmente con Corea del Sur, y que Trump ha tachado de «extremadamente caros, provocativos, e inapropiados».

Trump saluda a Kim Jong-un. / FOTO: AFP | VÍDEO: ATLAS

Ambos mandatarios han rubricado estos acuerdos en un documento que recoge otros puntos relevantes. Los dos países se comprometen a establecer relaciones diplomáticas, aunque no detallan cuándo, y a unir fuerzas «para construir una paz estable y duradera en la península coreana». Además, Estados Unidos y Corea del Norte recuperarán y repatriarán los restos de los soldados que murieron en la Guerra de Corea(1950-53). «Ese ha sido un acuerdo de última hora», ha detallado Trump.

No obstante, el proceso de desnuclearización llevará tiempo. De hecho, Trump y Kim no han acordado una hoja de ruta, aunque el líder americano ha afirmado que será «lo más rápido posible» y ha asegurado que Kim también ha accedido a destruir unas instalaciones que utiliza para probar motores de misiles. Eso sí, hasta que el proceso no esté avanzado, Estados Unidos no tiene ninguna intención de levantar las sanciones que ahogan al régimen comunista. «Verificaremos el proceso de desnuclearización con mucha gente de diferentes nacionalidades sobre el terreno», ha avanzado Trump.

Para muchos, la esperada cumbre ha concluido sin grandes avances, porque no se han cerrado compromisos relevantes más allá de los que Kim ya había adquirido anteriormente en las dos reuniones que ha mantenido con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in. Pero la cita sí que ha dejado insólitas imágenes para la historia. La primera, pocos minutos después de las nueve de la mañana -3 de la madrugada en la España peninsular- ha sido el saludo que Trump y Kim han protagonizado con semblante serio frente a las banderas de sus respectivos países.

A continuación, han pasado 41 minutos a solas con sus traductores antes de que se hayan sumado a las negociaciones sus colaboradores más cercanos para cerrar los detalles del acuerdo. «Las conversaciones han ido mejor de lo que nadie podría haber imaginado», ha declarado Trump después de dar un paseo con Kim por el jardín del Hotel Capella. Han degustado un menú con un marcado toque asiático y, finalmente, los dos presidentes han escenificado la firma del documento y han coincidido en resaltar que se abre una nueva era. «Hemos dejado el pasado atrás y el mundo va a ver un gran cambio», ha prometido Kim.