Curioso e Increíble Noticia Positiva Tendencias

Deja de quejarte y ¡Tu vida cambiará!

En nuestra vida nos podemos encontrar con rachas que no son nada buenas y lo que hacemos es comenzar a quejarnos de todo en lugar de buscar una solución. El problema viene cuando se nos hace fácil comenzar a quejarnos de todo y no nos damos cuenta que no es nada bueno.

Antes de contar lo que te ha salido mal, o lo que no tienes, enfoca tu mente en lo que si tienes, en lo que puedes agradecer el día de hoy. Es por tal motivo que el día de hoy te damos a conocer algunas razones por las que puedes dejar de quejarte. ¡Atentos!
1.- Hace que las cosas se vean peor de lo que son. Cuando te quejas diriges tu atención hacia lo que no tienes, y hacia lo que tu quisieras que fuera diferente. Esto hace que un problema simple lo veas más grande de lo que es.
2. Te convierte en víctima. La víctima no es responsable de si misma, necesita de alguien que llegue a salvarla, pero el rescate nunca llega como lo espera, y a veces no llega. Por lo tanto, la víctima cae en un círculo vicioso que no la deja avanzar y no soluciona su problema nunca.
3.- Acabas teniendo lo que pones tu atención. Si sólo te fijas en lo malo, y en lo que es “justificable” quejarse, acabas por quedarte en esa situación, pues se dice que uno se convierte en lo que pone su atención.
4.- Mata la innovación. La queja es veneno para innovación, que significa la creatividad puesta en acción. Se han hecho muchos experimentos en los que la gente que tiende al pesimismo se tarda mucho más en resolver problemas que requieren creatividad.
5.- Hace que te rodees de gente negativa. Se dice que somos la suma de las 5 personas que más frecuentamos en el trabajo, la familia y los amigos. ¿Qué puedes esperar de tu vida si te rodeas de gente tóxica que te roba la energía? Y la gente que se la pasa quejándose de todo te roba energía.
6.- Siembra un mal ambiente laboral. Las personas que se quejan es muy común que convivan con gente igual, que además de quejarse es envidiosa y centra su energía en hacer quedar mal a los demás, para que también ellos tengan su mala suerte. La gente envidiosa se alegra con el mal del otro, y en eso basa su satisfacción laboral, ¡Qué pobre!