Noticia internacional Sociales Tendencias

Estudio acerca de las citas en línea que publicó la revista Science Advances.

Estudio acerca de las citas en línea que publicó la revista Science Advances.

En él, los investigadores estudiaron la “deseabilidad” de hombres y mujeres con base en la cantidad de mensajes que recibían en un mes de parte de casi doscientos mil usuarios que buscaban parejas del sexo opuesto en un “popular servicio gratuito de citas en línea”, además de analizar si quienes enviaban esos mensajes también resultaban atractivos con base en los mismos criterios.

Los investigadores determinaron que el atractivo sexual del hombre alcanza su punto máximo a los 50 años, mientras que el de la mujer inicia en un punto alto a los 18 y, a partir de ahí, comienza a descender.

“En definitiva, nos sorprendió la gradiente etaria en las mujeres, tanto por el hecho de que descendía de manera constante a partir de que las mujeres cumplían los 18 años hasta que llegaban a los 65, como por lo pronunciada que era”, dijo Elizabeth Bruch, profesora adjunta de Sociología en la Universidad de Michigan y autora del estudio.

Resultado de imagen para imagenes de hombres de 50 años guapos

Un nuevo estudio sobre citas en línea descubrió que la deseabilidad de un hombre se incrementaba con la edad y la educación. CreditAlamy

Diferencias educativas y percepciones de inteligencia

Bruch también descubrió que el atractivo de un hombre aumentaba proporcionalmente con su grado de estudios. Pero, para las mujeres, ese beneficio termina con un título profesional; de hecho, los posgrados las hacen menos deseables.

Las mujeres superan en cantidad a los hombres en las universidades en la actualidad en muchos países y ellas obtienen más títulos, dijo Bruch. “Puede que los patrones que vemos en el estudio sean definidos por las preferencias en combinación con la disponibilidad de las parejas”, agregó.

Drouin afirmó que la dinámica educativa también podría estar relacionada con la “creencia de que una mayor preparación profesional en las mujeres se traduce en un mayor compromiso con el trabajo y menor compromiso con la pareja y la familia”.