Economía Noticia Positiva Tendencias

¿EL DINERO ES LA CAUSA DE TODOS LOS PROBLEMAS?

Parents talking to their son

Aunque a usted le resulte difícil de creer, inofensivas vivencias, pequeñas sentencias, frases sueltas y en general todo tipo de exclamaciones, se han instalado en su subconsciente y le están empobreciendo. He aquí algunas:

EL DINERO ES LA CAUSA DE TODOS LOS PROBLEMAS: En muchos hogares los padres suelen repetirle a sus hijos que el dinero es la causa de todos los problemas. Según esta vieja y peligrosa creencia, los males de este mundo son por falta de dinero. El ladrón roba, por falta de dinero. Los enfermos no se atienden, por falta de dinero. Hágale creer esto a un niño y lo estará alejando de la riqueza y el éxito.

Esta creencia se gesta en varios eventos. Es muy probable que en su niñez usted haya presenciado a sus padres discutir por dinero. En muchos otros casos, incluso, lo niños ven como al amiguito le compran algo que él también quiere, pero por falta de dinero no puede tener.

Crea que el dinero es la causa de todos los problemas y su cerebro se encargará de generar los recursos necesarios para subsistir. Crea que el dinero es la causa de todos los problemas y verá que su foco es tener lo suficiente para vivir tranquilo: ni más, ni menos.

NO ME ALCANZA, NO TENGO: Cuando usted le pedía a sus padres que le compren algo, es muy probablemente que estos le hayan respondido categóricamente: “No tengo” o “No me alcanza”. Más aun, muchas veces lo hacían gritando. Con esto, involuntariamente, lo que hicieron es generarle emociones negativas sobre el dinero: le afirmaron, muy profundamente, la creencia de que es pobre.

LO IMPORTANTE ES LA HUMILDAD: Muchas personas han crecido afirmado diariamente esta peligrosa máxima de la pobreza: “Somos pobres, pero humildes y dignos”. Esta creencia es una versión del conformismo más salvaje y miserable. En muchos hogares a los niños se les enseña a conformarse con cosas de segunda y a sostener que la humildad y la salud son lo principal. Ciertamente, la salud, la humildad y la dignidad, son valores elementales. Pero sepa algo: no se oponen a la riqueza. Lo mejor que le puede pasar a alguien es ser abundante y humilde; próspero y saludable; exitoso y digno. El conformismo no tiene excusa y no puede ser tolerado bajo ningún pretexto.

Si usted desea riqueza tiene que re programar su mente. Dejar viejas creencias y hacerse de nuevas emociones. Pero este no es un asunto fácil: No es algo que se hace de la noche a la mañana.

Esto exige que usted se observe, se analice. Usted tiene que SEGUIRLE EL RASTRO A SU POBREZA. Pregúntese: ¿Cómo era papá y mamá con el dinero? ¿El hogar en el que crecí tenía problemas por falta de dinero? ¿Quién es la persona que más influyó en mi personalidad financiera?

Recuerde que no puede hacerse rico con emociones de pobre. No podemos llegar lejos si mentalmente estamos encadenados. Las trabas mentales son las más fatales de todas: esas trabas traen la pobreza mental, quien a su vez es la madre de todas las precariedades. Si en su mente no hay dinero, en sus manos no habrá dinero.