El Mundo de Ahora Noticia internacional

Ola de violencia xenófoba en Sudáfrica

Crece la preocupación por los comerciantes de origen extranjero cuyos negocios son el blanco principal de los ataques

El Periódico

El número de muertos por la violencia xenófoba que ha sacudido Johannesburgo en los últimos días ha aumentado a siete personas, ha informado la Policía de Sudáfrica. Dos cuerpos carbonizados fueron hallados en tiendas del barrio de Alexandra incendiadas por saqueadores.

Miembros vestidos de civil del Servicio de Policía de Sudáfrica patrullan el municipio de Alexandra en Johannesburgo

Miembros vestidos de civil del Servicio de Policía de Sudáfrica patrullan el municipio de Alexandra en Johannesburgo / MICHELE SPATARI (AFP)

«Puedo confirmar que dos cuerpos fueron encontrados en los escombros por una persona que buscaba chatarra», ha explicado el capitán de la Policía provincial Kay Makhubele a la cadena local News24.

Los saqueos y disturbios fueron especialmente graves entre el domingo y lunes, jornadas que dejaron casi 300 detenidos en distintas zonas de Johannesburgo y el cinturón metropolitano hasta la vecina Pretoria, según informaron las fuerzas de seguridad en un comunicado.

Los comerciantes extranjeros en peligro

La situación continúa aún tensa, con preocupación por la seguridad de los comerciantes de origen extranjero cuyos negocios son el blanco principal de los ataques. Los ataques xenófobos desencadenaron una lluvia de críticas contra Sudáfrica por parte de gobiernos y personalidades del continente e incluso motivaron la anulación de un partido amistoso de fútbol contra Zambia.

Nigeria, Etiopía, Zimbabue, la propia Zambia o la Unión Africana son algunos de los actores que expresaron mensajes de condena por la violencia en Sudáfrica e instaron a los ciudadanos inmigrantes a extremar la precaución.

«Parte de nuestra gente se está tomando la ley por su cuenta. Emprender acciones contra gente de otros países no está justificado y nunca se permitirá en nuestro hermoso país. Sudáfrica es un hogar para todos», ha manifestado el presidente del país, Cyril Ramaphosa, antes de inaugurar el Foro Económico Mundial para África.

Sudáfrica cierra su embajada en Nigeria

Sudáfrica ha cerrado temporalmente su embajada en Nigeria después de que las amenazas recibidas en represalia por la violencia xenófoba mortal en Sudáfrica, generaron temores por la seguridad del personal, ha explicado el Ministerio de Asuntos Exteriores de Sudáfrica.

«Después de recibir información y amenazas de los nigerianos, hemos decidido cerrar la Embajada de Sudáfrica en Abuja y el consulado en Lagos” ha informado la portavoz del Ministerio de Exteriores, Lunga Ngqengelele.

«Hay una ‘afrofobia’ que sentimos que existe, hay resentimiento y tenemos que abordar eso», ha señalado Nalendi Pandor, Ministra de Exteriores, al margen de una conferencia económica continental en Ciudad del Cabo. Según Pandor, Sudáfrica estaba en contacto constante con las autoridades nigerianas para tratar de restaurar la calma, ha agregado que no había ninguna disposición en la ley local para la compensación por los daños causados en los ataques.

Violencia xenófoba frecuente

Esta clase de fenómenos violentos con tintes xenófobos se repiten a menudo en Sudáfrica, especialmente en zonas de Johannesburgo y de su cinturón metropolitano con población de bajos recursos. Pese al pobre desempeño de la economía sudafricana en los últimos años y el alto desempleo (29 %), Johannesburgo es un gran foco de atracción de inmigrantes de la región que buscan un futuro mejor en el corazón financiero de la nación más desarrollada de África.

Los graves problemas sociales, sin embargo, provocan tensiones subyacentes que estallan periódicamente y ponen en el blanco a las comunidades de inmigrantes. Estas son a menudo responsabilizadas por la alta criminalidad y otros problemas, lo que en entornos de paro y pobreza desemboca frecuentemente en actos de violencia.

En esta ocasión, los primeros conatos de violencia se dieron el domingo, después de que tres personas fallecieran en un incendio de un edificio ocupado.