Curioso e Increíble Noticia internacional

El supuesto espía que huyó de Putin y aparece en la guía de teléfono

EE UU extrajo en 2017 a un informante de la trama rusa clave para la CIA. Medios rusos afirman que se trata de un hombre que desapareció en Motenegro y tiene casa en Virginia sin haber cambiado de identidad

Washington 
¿Cómo vive un espía fugado? O más bien, ¿cómo viven los informantes de los espías que huyen de su país? Una elegante casa en un pueblo de Virginia llamado Stafford, rodeada de naturaleza, casi huérfana de vecinos, con una canasta de baloncesto y un improvisado aviso en papel que insta a “no acercarse, propiedad privada”, es la que se le atribuye al supuesto topo que Estados Unidos tuvo en el corazón del Kremlin durante años. El lunes la noticia corrió como la pólvora: los servicios de inteligencia habían “extraído” de Rusia en 2017 a quien había sido una fuente clave de la CIA en la investigación de la injerencia electoral de Moscú porque temían por su seguridad y lo había instalado en EE UU. Y esa misma tarde las primeras cámaras de televisión llegan a la vivienda de Stafford, ahora vacía, de la que el ruso en cuestión aparecía como propietario. Se sabe por algo tan sencillo como que aparece en los registros públicos, la compra del inmueble, el 5 de junio de 2018, aparece recogida ni más ni menos que en la sección de novedades inmobiliarias de The Washington Post a su nombre y el de su esposa: 925.000 dólares. Hay muchas formas de imaginar la vida de un espía que escapa de Vladímir Putin, pero la mayoría implican, como mínimo, un cambio de identidad.
Periodistas ante la casa a nombre del supuesto topo de la CIA en Stafford (Virginia).
Periodistas ante la casa a nombre del supuesto topo de la CIA en Stafford (Virginia). ERIC BARADAT AFP

Es necesario retroceder dos años y mirar a los Balcanes para empezar esta historia. En julio de 2017, el funcionario ruso Oleg Smolenkov se evapora junto a su esposa y tres hijos cuando se encontraban de vacaciones en Montenegro. Rusia abre una investigación criminal con poco éxito. A los Smolenkov se los ha tragado la tierra y todas las pesquisas sobre un posible asesinato o rapto acaban por no llevar a nada. Y esta semana, dos años y dos meses después, la cadena de televisión CNN publica la operación de “extracción” del topo que la había CIA reclutado tiempo atrás. Fuentes anónimas del Gobierno americano o de inteligencia fueron confirmando los detalles a prensa local sin revelar su identidad por motivos de seguridad. Pero un periódico ruso, Kommersant, publicó el nombre del supuesto informante: Oleg Smolenkov. Ni la inteligencia estadounidense ni la Administración confirman, lógicamente, la identidad del supuesto espía. Smolenkov ha vuelto a desaparecer del mapa.