Honduras

BID entrega estrategia para blindar al país de lavado de activos

Servirá para blindar al país de estas amenazas y además “mejora el riesgo país y aumenta la probabilidad de más inversiones privadas al país”, dijo el funcionario internacional.

Este proceso ha sido producto “de un trabajo conjunto, en particular del Gobierno de Honduras; este es un agradecimiento especial, ya que el Gobierno también le confió al BID el apoyo para la elaboración de la evaluación nacional de riesgos de lavado de activos y financiación de terrorismo”, explicó Marques Almeida.

“La prevención del lavado de activos es un gran desafío para todos los países miembros del BID, incluido Honduras”, y destacó que la presencia de funcionarios del Estado en el acto de entrega representa “un respaldo político” para la estrategia.

Alabó que Honduras tenga esta estrategia ya, pues “el lavado de activos representa riesgos operativos, reputacionales y crediticios para las entidades financieras”; además, “tiene riesgos negativos en la gobernanza democrática”.

Marques Almeida dijo que esta estrategia es fundamental en este momento en que el país ha lanzado un plan de aceleración de crecimiento económico de Honduras y “marca un esfuerzo de país para mejora de seguridad ciudadana”.

Complejo problema criminal

La presidenta de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), Ethel Deras, dijo que el lavado de dinero constituye “un complejo problema criminal con consecuencias devastadoras para los países” y describió estas acciones como “una amenaza a la seguridad nacional y global”.

Recordó que la elaboración de la estrategia se inició en 2016 y recalcó que constituye “la materialización del conjunto de decisiones tomadas al más alto nivel” para contrarrestar el lavado de activos.

El ministro Ebal Díaz, que recibió el documento, dijo que esta estrategia “pone de relieve una vez más el compromiso del Presidente Juan Orlando Hernández y del Gabinete de combatir el crimen organizado trasnacional”.

Díaz dijo que “este Gobierno comenzó a fortalecer la institucionalidad; se hicieron reformas legales en caso de lavado de activos, se adecuaron a las mejores prácticas internacionales”, y frenó el narcotráfico y las actividades ilícitas.

El secretario de la Presidencia agradeció al BID y a las instituciones hondureñas por la construcción de la estrategia y remarcó que el Ejecutivo tiene un “compromiso fuerte y decidido para que Honduras sea territorio difícil para el crimen organizado transnacional”.

“Esta estrategia es justamente una acción orientada en esa dirección de fortalecer la institucionalidad hondureña”, puntualizó.