De último momento Honduras Sucesos Tendencias

Pruebas forenses a segundo grupo de policías.

Un segundo grupo de policías que estaban asignados a la Unidad Departamental Policial 10 (Udep-10), de La Esperanza, Intibucá, fueron trasladados desde la Secretaría de Seguridad hasta el Centro Integrado del Ministerio Público (MP), para practicarles pruebas forenses en relación al caso de la muerte por “asfixia mecánica” de la universitaria Keyla Patricia Martínez Rodríguez.

Nueve agentes vestidos de civil y con sus rostros tapados con gorras, chumpas o lentes y mascarillas contra la COVID-19, fueron presentados ayer al laboratorio del Centro Integrado, ubicado en el populoso barrio Los Dolores, de Tegucigalpa, donde la tarde y noche del jueves un primer grupo de policías había comparecido a pruebas psicológicas, de fluidos y vellos públicos.

Desde las 8:30 de la mañana, los policías todavía activos se adentraron en el edificio, donde los esperaban médicos forenses y fiscales, para los respectivos exámenes científicos que comprenden las pruebas referidas.

Fuertemente custodiados y a bordo de este microbús, el segundo grupo de policías salió del Centro Integrado del Ministerio Público.

En el recinto fiscal, los investigados permanecieron todo el día en evaluaciones para determinar si tuvieron participación o están involucrados en la muerte de la universitaria Keyla Martínez.

Según informaciones extraoficiales, alrededor de 20 policías, entre agentes y oficiales están bajo investigación por esta muerte. Los uniformados estuvieron de turno o lo recibieron el día y horas en que sucedió el deceso de la joven.

Entre los evaluados hay al menos dos mujeres policías asignadas a la ciudad de La Esperanza, Intibucá.