Economía Honduras Tendencias

Cada día se ven en las calles de la ciudad más autos con rótulos que anuncian su venta.

La pérdida masiva de empleos en el 2020, ante el cierre de empresas, debido a la paralización de la economía por el COVID-19, ha obligado a numerosos hondureños a poner en venta hasta sus vehículos.

En las calles de la ciudad circulan desde lujosas camionetas hasta “carcachitas”, con un rótulo pegado en el vidrio trasero, en el que se leen números telefónicos y la frase “se vende”.

El vender sus automotores es la única esperanza de generar ingresos para numerosas familias a las que les urge costear necesidades básicas como pagar colegiaturas, servicios públicos, entre otras deudas acumuladas.

Sin embargo, igual que ocurre en el campo de los bienes raíces, encontrar un comprador se ha vuelto todo un reto para los dueños de carros, por lo que muchos los ofrecen a precio “de gallo muerto” para concretar la venta.

La venta de autos, en estos momentos, se ha convertido en una difícil tarea ante la crisis económica.
Los precios de los autos son variados, pero los compradores no abundan ante la pérdida de empleos por la pandemia de COVID-19.
Aquellos que tenían varios automóviles han optado por vender algunos, para generar ingresos.
En algunos casos, hay quienes están vendiendo su auto para comprar otro más económico debido a la crisis.