Honduras Sucesos

Detienen en Honduras a uno de los fugitivos más buscados por el FBI

A Eric Christopher Conn las autoridades estadounidenses lo buscaban desde hacía meses. Este abogado de Kentucky, acusado de cometer un fraude masivo a la seguridad social por más de 500 millones de dólares, figuraba en la lista de los más buscados del FBI y sobre él había una notificación roja de la Interpol.

Este miércoles, Conn salía de un restaurante en un centro comercial de la ciudad costera de La Ceiba, en Honduras, cuando fue arrestado por agentes de la Unidad del Régimen de Armas y Tácticas Especiales (SWAT, por sus siglas en inglés), informó en un comunicado el ministerio público hondureño.

De cabello entrecano y pelirrojo, Conn fue escoltado por un agente de policía con chaleco antibalas y un fusil de asalto, y este mismo martes está previsto su traslado a Estados Unidos, donde está acusado de los delitos de “conspiración para cometer fraude postal y fraude electrónico y declaraciones falsas”, informó la fiscalía hondureña en un comunicado.

Este abogado empezó a ejercer su profesión en un remolque en 1993 y se describía a sí mismo como ‘Mr. Seguro Social’. Dio un impulso a su personaje con estrafalarios comerciales de televisión y con réplicas a escala de la Estatua de la Libertad y el Monumento a Lincoln en su oficina del este de Kentucky.

Representó y ganó miles de denuncias por beneficios de seguro social. La mayoría de sus clientes en las regiones pobres de las cuencas mineras de Kentucky y Virginia Occidental tuvieron que luchar para intentar conservar sus cheques de discapacidad.

Su imperio se derrumbó cuando las autoridades descubrieron que había estado sobornando a un médico y a un juez para que aprobaran reclamos por discapacidad con evidencia médica falsa.

El imputado, de 56 años, se declaró culpable en marzo pasado de los cargos de los que le acusaron. Fue puesto bajo arresto domiciliario mientras se esperaba su sentencia, pero solicitó un permiso de las autoridades para reunirse con su abogado y la fiscalía en Lexington, Kentucky, y desapareció.

En junio cortó su brazalete electrónico y escapó. Las autoridades ofrecían una recompensa de 20,000 dólares por información sobre su paradero.

El grillete fue hallado dentro de una mochila en un sector de Kentucky.

Conn fue sentenciado en ausencia a 12 años de prisión, la pena máxima.

La agencia dijo que el arresto fue producto de las arduas labores de inteligencia y vigilancia por parte de las autoridades.