El Mundo de Ahora

Sirios ondean banderas después de los ataques con misiles

Este fue un ataque más intenso que el de hace un año: fue contra tres objetivos y no uno, como el anterior.

En aquel, Estados Unidos actuó solo. Esta vez se unieron sus aliados Francia y Reino Unido.

Se dispararon más del doble del número de armas contra blancos sirios que el año pasado. En total más de 120.

Pero la pregunta fundamental sigue siendo la misma.

¿Será esto suficiente para lograr lo que Estados Unidos dice es su objetivo: impedir que el presidente Bashar al Asad use nuevamente armas químicas?

Aviones Tornado de la Real Fuerza Aérea británicaDerechos de autor de la imagenPA
Image captionEl ataque de Estados Unidos, Reino Unido y Francia fue llevado a cabo el viernes en la noche.

 

Victoria efectiva de al Asad

Desde abril del año pasado, el tormento de la guerra de Siria no ha terminado. Pero hay dos cosas fundamentales que han cambiado.

Primero, el régimen de Al Asad ha ganado efectivamente esta guerra y aterrorizar a los civiles ha jugado un papel clave en esta estrategia.

El presidente al Asad quizás no controla todo el territorio de Siria. Pero, apoyado por Rusia e Irán, no hay nadie que realmente pueda enfrentársele.

Ha sido la escasez de combatientes, equipo y capacidad lo que ha evitado que pueda restablecer un control más amplio.

En segundo lugar, las relaciones entre Washington y Moscú, y entre Rusia y Occidente en general, se han deteriorado significativamente, hasta el punto de que altos funcionarios internacionales ahora están hablando de una nueva Guerra Fría.

Este es el contexto en el que el presidente Trump se vio determinado a enviar su mensaje punitivo al régimen de Asad. Y es el contexto con el que han recibido el mensaje en ese país.

¿Se verán intimidados o desafiantes? ¿Acaso la bravata pública está ocultando una reflexión más profunda por parte de Asad? ¿Será Rusia más dura con el líder sirio a pesar de lo que ha dicho el portavoz de ese país? Y si es así, ¿tendrá esto algún efecto?

Distracción de Trump

Pienso que la forma como se ha desarrollado esta crisis en Estados Unidos es desconcertante y de muchas formas preocupante.

Parece haber una falta de enfoque y claridad por parte de la administración Trump. No sorprende, quizás, cuando el propio presidente está cada vez más abrumado con sus propias dificultades internas, como alegatos y recriminaciones sobre supuestas relaciones pasadas y malas conductas, que ahora lo persiguen.

En ocasiones se ha visto más tentando a atacar el sistema judicial de Estados Unidos que al presidente Al Asad.

De hecho, durante la semana pasada, mientras gran parte del resto del mundo estaba preocupado por lo que Trump haría en Siria, los medios estadounidenses estaban dominados, absortos y fascinados, en igual medida, por las dificultades del presidente.

La retórica de Trump sugería que habría un enorme ataque militar contra el régimen de al Asad. De hecho, la acción que tuvo lugar, está muy por debajo de eso. Así que ¿qué conclusión podrían sacar Moscú y Damasco?