Este incidente estuvo acompañado de una ola de violencia en la Zona Metropolitana de Guadalajara que continúa hasta hoy. Solo durante la primera semana de julio se registraron al menos 13 homicidios con arma de fuego relacionados con el enfrentamiento entre ambos grupos criminales, según datos de la policía a los que InSight Crime tuvo acceso.

En los últimos meses, las autoridades jaliscienses han reforzado su ofensiva contra el crimen organizado, sobre todo después de que a finales de mayo un grupo de hombres armados irrumpiera en un restaurante para intentar asesinar al exfiscal general de Jalisco, Luis Carlos Nájera. A este hecho le siguieron tres “narcobloqueos” en los que fueron incendiados autobuses de transporte público en el territorio que presuntamente controla el Cartel Nueva Plaza.

Para entender cómo llegó el Cartel Nueva Plaza a disputar el baluarte del CJNG y qué alcance tiene el grupo, InSight Crime habló con varios expertos sobre crimen organizado en Guadalajara. Los entrevistados solicitaron mantener sus nombres en reserva, por cuestiones de seguridad.

Una escisión del CJNG

Quienes integran el Cartel Nueva Plaza solían formar parte del CJNG. De hecho, Carlos Enrique Sánchez, alias “El Cholo”, presunto líder del Cartel Nueva Plaza, era uno de los hombres de confianza de Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, líder del CJNG.

Alcance local

Hasta ahora, las operaciones del Cartel Nueva Plaza no pasan de la Zona Metropolitana de Guadalajara. Específicamente, la zona del poniente de la ciudad es la que está controlada por este grupo, y los municipios de Tlaquepaque, Tonalá, Tlajomulco y El Salto, al suroriente, son disputados con el CJNG.

Algunas de las zonas residenciales más exclusivas de Guadalajara se han convertido en el hogar de miembros del Cartel Nueva Plaza, según una de las fuentes entrevistadas.

Un bajo perfil

Una fuente de inteligencia consultada por InSight Crime aseguró que no es claro cuántos integrantes tiene el Cartel Nueva Plaza, pero se sabe que varios de los miembros del grupo son personas que no tenían presencia significativa en el CJNG y encontraron una nueva oportunidad con El Cholo.

Algunos medios como El Financiero han sugerido que Nueva Plaza también tiene integrantes colombianos en sus filas. La fuente de inteligencia consultada constató la información y explicó que en Guadalajara se han dado varias contrataciones de colombianos con experiencia en sicariato.

No obstante, una de las fuentes entrevistadas por InSight Crime aseguró que por lo general los miembros de Nueva Plaza no comparten la visión de enfrentar al CJNG o no se identifican plenamente con la causa, sino que sus motivaciones son meramente económicas.

“Igual como están acá (con El Cholo), pronto pueden regresarse al otro lado (con el CJNG)”, dijo.

El Cholo, quien también utiliza los nombres falsos de Luis Emmanuel Rodríguez y Miguel Ángel Sánchez, había sido arrestado en 2015 por posesión de cocaína y tenía una orden de captura por un asesinato cometido en 2007, según Milenio.

No es claro cómo ni cuándo salió de prisión. Pero a diferencia de otros capos mexicanos, y siguiendo la estrategia de El Mencho, El Cholo ahora mantiene un perfil bajo, fuera del ojo público. De hecho, hasta el momento solo se conocen dos fotos de él.

“Es difícil que la gente lo pueda identificar”, aseguró la fuente de inteligencia a InSight Crime.