Movies Noticia internacional

Polémica por los subtítulos de la película mexicana Roma para el público de España

Alfonso Cuarón, director de la película Roma rodada en una mezcla de español mexicano y mixteco, ha criticado que el largometraje haya sido subtitulado al español de España en los cines de este país

Watch The Trailer for “Roma”

Una escena de la película Roma.

 

Alfonso Cuarón, director de la película Roma rodada en una mezcla de español mexicano y mixteco, ha criticado que el largometraje haya sido subtitulado al español de España en los cines de este país (también existe esta opción en Netflix, la plataforma que la produce). ¿Era necesario traducir “no te enojes” por “no te enfades”? La decisión de subtitular y traducir un mismo idioma abre el debate sobre el español como una lengua común.

“Me parece muy, muy ridículo”, además de ofensivo para el público, ha dicho el director de la premiada el pasado domingo con dos Globos de Oro a la mejor película de lengua extranjera y a la mejor dirección. “A mí me encanta ver, como mexicano, el cine de Almodóvar, y no necesito subtítulos al mexicano para entender a Almodóvar”, apunta el director.

A sus críticas se suman las del académico de la Real Academia Española (RAE), Pedro Álvarez de Miranda, que considera que este gesto suponen “una falta de confianza” a la capacidad de la comunidad panhispánica de entenderse.  El filólogo vio hace dos semanas la película de Cuarón en un cine de Madrid y la cinta estaba completamente subtitulada y traducida del español mexicano original: “Y cuando decían, ‘no te enojes’, los subtítulos ponían, ‘no te enfades’. Hasta ahí llegó”, recorda. “A veces hay alguna palabra que no entiendes pero se deduce por el contexto”, añade.

Otro de ejemplo de traducción es cuando en una escena los niños de la familia le preguntan a su madre si se va a bañar en el mar. “No, mi amor, tengo que ir a checar las llantas del coche”, dice esta mientras que en los subtítulos en español peninsular se lee: “No, tengo que mirar las llantas”.

El pasado 16 de diciembre el escritor mexicano afincado en España, Jordi Soler, dijo a través de Twitter que este movimiento le parecía “paternalista, ofensivo y profundamente provinciano”. En otro tuit pone ejemplos de estas traducciones: “cuando dicen “ustedes” subtitulan “vosotros”, cuando dicen “son” subtitulan “sois”, cuando dicen “mamá” subtitulan  (el colmo del ridículo) “madre”.