Honduras Noticia internacional

Narcopolítica enturbia a presidentes hondureños

La más poderosa organización de narcotraficantes de Honduras, Los Cachiros, sobornó al ex presidente del país y tuvo comunicaciones con el actual presidente, Juan Orlando Hernández.

según lo demuestran algunos documentos que recientemente fueron desclasificados en una corte federal de Nueva York.

  • Cachiros
  • Élites y Crimen Organizado
  • Honduras

Fiscales estadounidenses también mencionaron al presidente Hernández como parte de una investigación de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (Drug Enforcement Administration, DEA) que inició en 2013, según lo demuestran otros documentos desclasificados recientemente. Hernández, su hermana Hilda y varios miembros de la poderosa familia hondureña Rosenthal estaban siendo investigados por “tráfico de drogas a gran escala y actividades de narcotráfico y lavado de dinero en relación con el ingreso de cocaína a Estados Unidos”, como se lee en los documentos de 2015 que fueron desclasificados esta semana en una corte federal de Nueva York.

En Honduras, por otro lado, el predecesor de Hernandez, Porfirio “Pepe” Lobo Sosa, ha sido acusado de desviar fondos del gobierno hacia negocios fraudulentos mediante una empresa de construcción perteneciente a Los Cachiros.

Aunque los documentos provienen de tres casos diferentes, si se toman en conjunto, permiten suponer que los narcotraficantes cooptaron a una presidencia y trataron de influir en otra.

El 31 de mayo, el despacho de Hernández emitió una declaración en la que negaba categóricamente las acusaciones: “Irritados por haber sido enjuiciados y extraditados por el presidente Juan Orlando Hernández, varios líderes narcotraficantes de Honduras acusaron falsamente al presidente y sus colegas ante el gobierno de Estados Unidos en el año 2015”.

La declaración añade que el Departamento de Justicia de Estados Unidos no encontró ninguna evidencia que le permitiera “sostener la acusación” y que la DEA había por el contrario reconocido a Hernández por su colaboración en la lucha contra el narcotráfico.

Fabio Lobo, operador de narcotraficantes, señala a Hernández

Fabio Lobo, hijo del expresidente, se declaró culpable de conspirar para importar cocaína, y actualmente cumple una condena de 24 años de prisión en Estados Unidos. En los documentos de la causa contra él, que fueron desclasificados esta semana, el nombre del presidente Hernández es mencionado en conversaciones entre Lobo y Devis Leonel Rivera Maradiaga, uno de los líderes de la organización narcotraficante Los Cachiros, quien cooperó con fiscales estadounidenses con el fin de obtener beneficios penales.

Los investigadores han denominado “narcopolítica”, los fiscales han imputado de corrupción a una docena de personas, entre ellas el entonces secretario de obras públicas del expresidente Lobo y su principal asesor. Sin embargo, el expresidente como tal aún no ha sido acusado.

Cuando InSight Crime les preguntó a investigadores de Tegucigalpa relacionados con el caso por qué Lobo no es uno de los acusados, uno de ellos dijo que la Fiscalía General ha abierto una investigación en torno al expresidente.

Durante una conferencia de prensa la semana pasada en la capital de Honduras, Pepe Lobo rechazó la investigación y acusó al director de MACCIH, Luiz Antonio Guimaraes Marrey, de estar llevando a cabo una cacería de brujas política, y lo retó a que presentara sus evidencias.