Noticia internacional Sucesos

 La MS-13 prometía visas a migrantes y luego los asesinaba

Atrapados pandilleros de la MS-13 que pagaban a la mafia mexicana y arrancaban el corazón a sus víctimas

El fiscal de LA Nick Hanna

En una imagen de archivo, el fiscal Nick Hanna anuncia cargos contra el abogado Michael Avenatti en una conferencia en Los Angeles, el 25 de marzo de 2019. Foto: Brian Melley / AP.

La acusación también detalla cómo los implicados utilizaban la violencia extrema para controlar a los miembros de su pandilla, y para proteger el territorio e intimidar a los rivales.

El caso le pone fin a una investigación de dos años llevada a cabo por el FBI, el Departamento de Policía de Los Ángeles y el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles.

Ahora se espera que el Fiscal para el Distrito Central de California, Nicola T. Hanna, así como otros funcionarios, proporcionen detalles adicionales en una conferencia de prensa el martes por la mañana.

Formada en Los Ángeles a mediados de la década de 1980, la MS-13, también conocida como Mara Salvatrucha, tiene presencia en al menos diez estados, incluidos California, Nueva York, Virginia, Maryland y Texas, así como en varios países de América Central, como El Salvador, Honduras, México y Guatemala.

Fulton es uno de los al menos 20 subconjuntos o camarillas de una misma pandilla que opera en los alrededores de Los Ángeles. Los fiscales federales dijeron que se organizó inspirada en un grupo de esta pandilla en El Salvador conocido como «503.» Ese grupo se separó, según la acusación, y se volvió más violento luego de que el gobierno salvadoreño intentara contener la violencia al forjar una tregua secreta con los líderes más antiguos de la MS-13.

Miembros salvadoreños de la MS-13 que llegaron a Los Ángeles a menudo se identificaron con el grupo 503 y se unieron a los miembros de Fulton para llevar a cabo los asesinatos detallados en la acusación, alegan los documentos judiciales.

La acusación apunta que, a partir de 2017, los miembros de la MS-13 que se identificaban con el grupo 503 debían matar a un pandillero en Los Ángeles o a “alguien considerado como enemigo de la MS-13″ si deseaba ser iniciado.

También sugiere que el grupo Fulton operó de manera diferente a otras pandillas de la MS-13 en Los Ángeles.

“La MS-13 en Los Ángeles era distinta de las pandillas de la MS-13 en otras partes del país, ya que aquí tuvo que hacerle pagos exorbitantes a la mafia mexicana, a la que le juró lealtad», afirma la acusación.

Entre los siete asesinatos de los doce cargos de que se compone la acusación se encuentra el asesinato de una persona identificada como «J.S.», quien, según los fiscales federales, fue sofocada y desmembrada en marzo de 2017 por tachar un graffiti de la MS-13.

Un presunto miembro de la pandilla «le sacó el corazón a J.S.», mientras otros “arrojaron partes de su cuerpo a un cañón” ubicado en el Bosque de Los Ángeles, apunta la acusación.

Un mes después, otra víctima, identificada como G.B., fue golpeada en la parte posterior de la cabeza con una pistola y asesinada con un machete, según el expediente judicial. Su cuerpo fue encontrado cerca del lugar donde había sido abandonado el cadáver anterior.

Los fiscales federales dijeron que algunos de los pandilleros sospechaban que G.B. era un informante. La acusación recuerda que la MS-13 tenía “tolerancia cero” con los miembros o asociados que cooperan con las autoridades, y que, una vez cursada una sospecha, podría emitirse una «luz verde» para autorizar el asesinato inmediato de esa persona.

En junio de 2017, un hombre identificado en la acusación como E.H. fue asesinado con un machete y un cuchillo.

Las autoridades dijeron que personas que no eran miembros de pandillas también fueron atacados, como el caso de un hombre sin hogar de 34 años que fue asesinado a tiros en enero en un parque de North Hollywood, territorio de la pandilla.

Los documentos judiciales indicaron que algunos de los acusados ​​publicaron fotografías y mensajes en Facebook y en otras redes sociales que parecían incitar a la violencia. Las imágenes mostraban a los presuntos pandilleros posando con armas y atuendo de pandilla, y algunas de las fotografías se tomaron cerca de las escenas de asesinato y los sitios de abandono de cadáveres.

Múltiples fuentes policiales dijeron a NBC News que los investigadores creen que el número de asesinatos relacionados con esta pandilla podría ser mucho mayor que los detallados en la acusación.

Los cargos en la acusación formal incluyen denuncias de conspiración para extorsión organizada contra algunos acusados, asesinato y delitos violentos como parte del crimen organizado.

La MS-13 se formó en Los Ángeles en la década de 1980 por refugiados que huyeron del conflicto civil en El Salvador, y está organizada en una estructura relajada de células o “camarillas” que controlan un territorio específico, según un informe de 2018 del Servicio de Investigación del Congreso.