Honduras Noticia internacional

Cómo queda el presidente de Honduras tras la condena a su hermano por narcotráfico en EEUU

NOTICIAS UNIVISION
20 OCT 2019 

Los hondureños, enojados por la corrupción arraigada y la violencia desenfrenada del país celebraron el veredicto de culpabilidad emitido el viernes por un jurado de Nueva York contra Juan Antonio ‘Tony’ Hernández, el hermano del presidente Juan Orlando Hernández.

Pero quieren más. Aunque Hernández, de 41 años de edad, enfrenta posiblemente cadena perpetua, muchos hondureños exigen la renuncia del mandatario.

El presidente Hernández, de 50 años de edad, estuvo muy involucrado en el caso y fue nombrado en los documentos judiciales como co-conspirador no acusado que presuntamente recibió dinero procedente del narcotráfico para financiar sus campañas electorales.

Pero él negó rotundamente las acusaciones y no dio señales de querer renunciar antes de que acabe su actual segundo mandato en 2022.

El gobernante Partido Nacional controla el Congreso y, a pesar de algunos rumores de descontento en la policía y el ejército, parece no enfrentar una amenaza inmediata a su poder. Sin embargo, los líderes de la oposición están haciendo llamados a realizar grandes protestas callejeras y el presidente ha sufrido críticas mordaces por su turbio liderazgo moral en los medios locales y por parte de algunos en el sector privado.

«Todo depende de Estados Unidos, de las Fuerzas Armadas (hondureñas) y de la élite económica», dijo Carlos Hernández, director ejecutivo de la Asociación para una Sociedad Más Justa (ASJ), un influyente grupo de la sociedad civil en Honduras.

«Yo siento que tiene el apoyo de los dos primeros y la tercera siempre cuidará de sus propios intereses financieros y ha calculado que corren un mayor riesgo si lo expulsan», agregó.

Si Hernández renunciara, el poder pasaría a tres «designados» vicepresidenciales, el presidente del congreso nacional o el presidente de la corte suprema, que son todos partidarios leales del presidente.

Las Fuerzas Armadas de Honduras anunciaron la semana pasada que varios coroneles habían sido removidos de sus puestos sin explicación, un posible indicio de divisiones en sus filas sobre la legitimidad de Hernández.