El Mundo de Ahora Noticia internacional

La viróloga que huyó de China afirma que la Covid «vino de un laboratorio militar del Partido Comunista Chino.

Un estudio de Nature Microbiology ha confirmado que el Covid-19 lleva entre 40 y 70 años en los murciélagos.

La viróloga china Li-Meng Yan
La viróloga china Li-Meng Yan
YOUTUBE

La viróloga china Li-Meng Yan que asegura tuvo que huir de China a Estados Unidos por miedo a ser asesinada por sus descubrimientos ahora afirma que el Covid-19 es un virus proviene de un laboratorio militar en el país. Concretamente explica que ella ha podido confirmar que el virus llega del Ejército Popular de Liberación, según publica Taiwan News. 

Según varias entrevistas que le han hecho en diferentes medios en EE.UU la viróloga llegó a temer por su integridad y decidió huir. Desde abril se encuentra en un lugar indefinido de Norte América.

Yan también ha declarado que China, desde que se fue, pretende destruir su reputación y les ha culpado en reiteradas ocasiones de organizar un ataque contra ella en redes sociales para que deje de hacer este tipo de acusaciones.

Según Yan, es una de las primera virólogas en inestigar el Covid-19, desde diciembre de 2019. Cuando mostró todos sus descubrimientos a sus jefes de departamento estos no le tomaron en serio y le dijeron que «tuviera cuidado y fuera muy cautelosa», según declaraciones de la propia experta. 

Pero las declaraciones no han terminado y también acusa la OMS de tener conocimiento de la peligrosidad del virus mucho antes de mandar las alertas mundiales. 

China desmiente todas las acusaciones

No es la primera vez que el Gobierno Chino se enfrenta a acusaciones de crear el virus en un laboratorio, pero siempre las ha negado todas. Un estudio de Nature Microbiology ha confirmado que el Covid-19 lleva entre 40 y 70 años en los murciélagos y que el salto a los humanos es muy sencillo.

Este mismo estudio descarta que el virus pueda provenir de un laboratorio «porque deberían existir pruebas de esta alteración genética que no se han podido observar. Y la fuga del virus de dentro de un laboratorio lo ven altamente improbable.