Economía Sucesos

Muchas familias no tienen esperanza de que pasarán navidad en sus casas.

Las fuertes corrientes que rompieron el Canal Maya y Marimba, alimentados por los ríos Chamelecón y Ulúa respectivamente, se juntaron y arrancaron techos, paredes y casas completas tras su paso por la colonia San José, en el municipio de La Lima, Cortés. El resultado, al menos 300 viviendas inhabitables.

Autoridades han informado que luego del paso de las tormentas Eta y Iota, al menos tres millones de ciudadanos fueron perjudicados, y el Valle de Sula figura como la zona cero en cuanto a considerable devastación.

Las familias piden a las autoridades que no se olviden de ellos, que se acuerden que estamos aquí con muchas necesidades y que se han empeorado por la cantidad de zancudos y el peligro a las enfermedades por la suciedad”. Hay mucha destrucción y eso ha perjudicado en todos los aspectos, tanto en salud, vivienda, emocionalmente y físicamente. Deseamos que la gente de buen corazón nos ayude, pero háganlo personalmente porque han mandado ayudas y éstas no han llegado a nosotros. Estamos bien mal y necesitamos hoy más que nunca que nos apoyen para poder empezar a levantarnos”, suplicó.