Noticia internacional Politica internacional

Nicolás Maduro moviliza sus milicias armadas en Venezuela. 

VENEZUELA

4 FEB. 2019

Pedro Sánchez reconoce a Guidó comp presidente de Venezuela

El régimen moviliza miles de milicianos y eleva la retórica de guerra EEUU enviará “ayuda humanitaria”

El embajador de Venezuela en Irak se aparta de Nicolás Maduro y reconoce a Juan Guaidó

Nicolás Maduro ha decidido blindarse con sus milicianos revolucionarios ante las dudas que aún le ofrecen las fuerzas armadas. “¡Leales siempre, traidores nunca”, repitió ayer el líder bolivariano en víspera de un nuevo batacazo diplomático: España y otros países europeos reconocerán este lunes a su rival, Juan Guaidó, como presidente interino.

Hoy se decide el futuro de Venezuela. Si se va a convertir en una estrella de la bandera gringa o va a seguir ondeando su tricolor con sus ocho estrellas libres y soberanas”, arengó el jefe de los bolivarianos durante su discurso en la base naval de Turiamo. La trascendencia que otorga a los militares se confirma con su presencia constante en los cuarteles: siete veces en ocho días.

Nicolás Maduro, durante un acto celebrado en Turiamo (Venezuela). Miguel GutiérrezEFE

Fieles milicianos para consolidar la batalla interna militar y la sutil diplomacia bolivariana, con ayuda de los amigos del exterior, para combatir el ultimátum europeo, que venció en la medianoche con todo lo contrario a lo exigido. Maduro apuesta por disolver la Asamblea Nacional, el único poder del Estado reconocido por Europa. “¿Quieren elecciones, quieren adelanto de elecciones? Vamos a elecciones parlamentarias pues”, se pavoneó ante su gente.

El mandato de los diputados termina, según la Constitución, en 2021. Maduro rechaza de esta manera las pretensiones europeas de convocar a unos comicios presidenciales. Según las encuestas perdería por el 60% de diferencia ante Guaidó.

El Gobierno español hará efectivo este lunes el reconocimiento a Guaidó como presidente de Venezuela mediante una declaración institucional pronunciada por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez en el Palacio de La Moncloa a las 10 de la mañana de este lunes.

No aceptamos ultimátums de nadie. Es como si yo le dijera a la UE que le doy siete días para reconocer la república de Catalunya o si no, vamos a tomar medidas”, respondió al Gobierno español el hijo de Chávez, aprovechando la entrevista con Jordi Évole en Salvados, donde además ahonda en la retórica de la guerra civil y arremete contra el jefe del Gobierno español, “un farsante”. “Los bolivarianos no nos rendimos. Nosotros somos, como dice Zapatero, como los vietnamitas; luchamos hasta con las uñas“, explicó Maduro.

El Parlamento anunció mientras que solicitará a la UE que “proteja” los activos de la nación en el continente, tal y como ya ha sucedido en EEUU. Guaidó también reclamará a los embajadores en Caracas que no abandonen el país, sea cual sea la decisión bolivariana tras hacerse oficial la postura europea.

La decisión de los países europeos más importantes, pese a las negativas y reticencias de Italia y Grecia, sitúa a Maduro ante una coyuntura desconocida en 20 años de revolución. “Importante tomar en cuenta: si una persona ya no es considerada presidente, pierde la inmunidad frente a los tribunales de los países que han oficializado tal desconocimiento“, recordó ayer el activista de derechos humanos Nizar El Fakih, presidente de la ONG Proiuris.

“Expectativa en el alto mando militar por el fin del plazo de la UE y por el ingreso inminente de la ayuda humanitaria por la frontera. Mandos medios con poder de fuego vigilado. Mandos subalternos pasando hambre y con grandes carencias“, desveló ayer Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano para la Fuerza Armada.

Pese a todo, el líder oficialista no da un paso atrás. Tal y como ha adelantado en sus conversaciones con dirigentes extranjeros, Maduro está decidido a resistir hasta el final. La connivencia con el generalato garantiza al jefe bolivariano el control militar hasta ahora, pero las dudas en torno a oficiales y tropa no han remitido. De ahí el llamado a dos millones de milicianos para que formen parte de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) después de realizar el servicio militar.

También quiere reemplazar las centenares de deserciones de la Guardia Nacional Bolivariana con los mismos milicianos, temeroso de su lealtad desde que 27 de ellos se sublevaran el día 21 de enero en el cuartel de Cotiza. La web Punto de Corte, cercana al chavismo disidente, ha denunciado que los rebeldes han sufrido torturas en el centro de Contrainteligencia Militar, en especial su líder, Luis Bandrés.

Los milicianos son civiles armados por el Gobierno que provienen de sus bases: afiliados al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), consejos comunales y las Unidades de Batalla Bolívar Chávez, sin preparación y que perciben un salario mínimo. El chavismo los usa en tareas de orden público, como vigilar hospitales, supermercados, hasta el Cuartel de la Montaña, donde descansa el cuerpo de Hugo Chávez.

Se trata en definitiva de una especie de policía amateur, aunque su presencia física no sea profesional. Los entrenamientos que realizan de forma esporádica, en tiempo de maniobras militares, provocan el estupor entre el resto de la población. Las redes sociales se llenan con esos vídeos, que rozan lo humorístico.

Otra de sus funciones es la de engordar las concentraciones oficialistas, como sucedió el sábado en Caracas, donde sus uniformes destacaban mezclados entre las camisas rojas. La cifra de dos millones de milicianos, que el Gobierno usa en las últimas semanas en sus discursos, no es real, según los expertos.

“Este llamado presidencial revela muchas cosas. La primera es que está mermando aceleradamente el pie de fuerza militar por deserciones y bajas. Los jóvenes no han atendido el llamado previo a inscribirse en el Ejército, pues no parece fuente de orgullo ingresar a la FANB y no resuelve tampoco sus necesidades económicas“, sostuvo San Miguel.

Las deserciones han hecho mella durante los últimos meses. Al menos 4.000 uniformados han abandonado los cuarteles, algunos para marcharse fuera del país y otros para ganarse la vida en otros lados, inclusive las minas de oro del oriente venezolano.

También están encontrando resistencias a las órdenes de reprimir y esperan reforzarlas con el personal de la milicia inscrito en el PSUV”, añadió San Miguel.

Las masivas marchas opositoras del sábado por todo el país, que contrastaron con la menguada oficialista de Caracas, así lo confirmaron. No hubo represión. ¿Resultado? Ni violencia ni disturbios. Incluso en Barquisimeto, una unidad de la Policía Nacional se retiró sin reprimir cuando hacia ellos avanzaban miles de personas de forma pacífica.

La invocación a sus milicias llegó sólo unas horas después de que el primer general se rebelara contra Maduro. El general de división Francisco Yánez, director de Planificación Estratégica del Alto Mando Militar de la Aviación, abandonó el país horas antes de exhortar a sus compañeros para que sigan sus pasos.

Horas más tarde se sumó el mayor general Jorge Oropeza, antiguo como comandante general de la Aviación chavista. Es primo de María Isabel Rodríguez, ex esposa de Chávez. El embajador en Irak también se pone a la orden de Guaidó.