Curioso e Increíble De último momento Deportes

Clubes españoles como el Barcelona y el Atlético Madrid están poniendo a prueba a sus equipos femeninos juveniles

Esta temporada, por primera vez, el Barça decidió inscribir a sus equipos femeniles Sub-12 y Sub-14 en las ligas locales varoniles. No es la primera vez que lo hace un equipo español: ha sido la política de los clubes juveniles del Atlético de Madrid desde hace algún tiempo y hace poco el Athletic Bilbao también adoptó la idea.

Las celebraciones después de ganar un torneo en Elche, España CreditEdu Bayer para The New York Times

Los resultados de esta temporada sugieren que las chicas cumplieron de sobra con el desafío: el Barcelona ganó la liga de nivel Sub-12 (la Aleví es como se le conoce en Cataluña) por una diferencia de catorce puntos, tras ganar todos sus partidos. Celia Segura, la delantera estrella del equipo, marcó 121 goles, más del doble que su contendiente más cercano.

Barcelona metió 329 goles en la temporada. CreditEdu Bayer para The New York Times

Tal vez ese éxito generó cierto grado de resentimiento entre los oponentes derrotados, pero Teixidor insistió en que no era el caso. Las reglas de las autoridades del fútbol español establecen que, hasta que los jugadores alcancen el grupo Sub-16, se permite la mezcla de géneros —Teixidor dijo que ahora el club también intentaría tener sesiones de entrenamiento conjuntas con los equipos varoniles y femeniles— y por lo tanto ningún club se ha opuesto a la idea.

Tampoco ha habido amargura de parte de los chicos vencidos. “El efecto ha sido otro”, dijo Teixidor: “A los chicos les ayuda a normalizar que las chicas jueguen fútbol al mismo nivel que ellos. A las chicas les sirve para sentirse empoderadas y que no hay ninguna razón que les impida jugar al mismo nivel”.

Jaume Comellas, uno de los entrenadores del Barcelona, repasa jugadas tácticas antes de un partido en abril.CreditEdu Bayer para The New York Times

Las jugadoras del Athletic Bilbao derrotaron a Lagun Artea en febrero. CreditEdu Bayer para The New York Times

Las futbolistas juveniles del Barcelona no siempre han recibido el mismo apoyo en la búsqueda de su pasión: una recordó que le dijeron que no tenía permitido jugar con niños en la escuela y que una maestra le explicó que el fútbol no era un pasatiempo adecuado para las niñas.

Del mismo modo que el Atlético de Madrid y el Atlético de Bilbao, el Barcelona está invirtiendo cada vez más en el fútbol femenino: intenta reproducir en el desarrollo de las futbolistas los mismos métodos que han producido éxitos tan grandes en el desarrollo de los futbolistas varones. La oportunidad de que las niñas se enfrenten a los niños es tan solo un aspecto de esa estrategia; también quedaron atrás los días en que los equipos femeninos debían entrenar a altas horas de la noche, para no interrumpir el horario de los equipos varoniles.

“Es parte de un llamado mundial de las mujeres a tener igualdad de condiciones en todos los aspectos de la vida”, dijo Teixidor. “Es nuestra responsabilidad como club e institución social aportar a esa causa en lo que podamos. Además, está funcionando: no nos extraña nada que, cuando las mujeres gozan de las mismas condiciones para triunfar que los hombres, tienen un mejor rendimiento”.