Noticia internacional Sucesos

Un policía negro muere protegiendo la tienda de un amigo durante las protestas

David Dorn, de 77 años, falleció en St. Louis mientras resguardaba de los disturbios el negocio de empeños de un amigo. Sus últimos momentos fueron publicados en un video en internet.

El capitán de policía retirado David Dorn, negro y de 77 años, murió en la noche del martes durante las protestas violentas en St. Louis (Missouri) contra la brutalidad policial y el racismo, mientras protegía de los saqueadores el negocio de un amigo, según ha informado viuda, Ann Marie Dorn.

Sus últimos momentos de vida fueron grabados en video y aparentemente publicados en la red social Facebook, aunque el video ha sido retirado ya.

Falleció asesinado por personas que irrumpieron en el negocio de empeño Lee’s Pawn & Jewelry. Su cuerpo fue encontrado en la acera cerca de las 2:30 de la madrugada del martes. Ninguna persona ha sido arrestada todavía.

Era amigo del dueño de la casa de empeños y solía acudir al negocio cuando sonaban las alarmas, aseguró su esposa, la sargento de policía de St. Louis Ann Marie Dorn al diario St. Louis Post-Dispatch.

Dorn era «uno de esos tipos en los que puedes confiar sin importar la situación”, “el padre que todos queríamos tener cerca todo el tiempo», indicó su excompañero de trabajo y exsargento de la policía de St. Louis Tom Lake.

Fitch conocía a Dorn desde hace 30 años y lo describe como «más grande que la vida». «Era un tipo divertido, un tipo feliz. Nunca tenías que preguntarte en qué pensaba cuando alguien hacía algo increíblemente estúpido como un crimen porque lo decía tal y como lo veía», añadió.

«Estaba muy dedicado a la juventud, especialmente a la juventud en desventaja», añadió Fitch, «quería verlos triunfar, quería ser un modelo a seguir para que esos jóvenes entraran en la aplicación de la ley».

La Sociedad Ética de la Policía, que representa a los oficiales negros de St. Louis, dijo en un comunicado de prensa que Dorn era «el tipo de hermano que habría dado su vida para salvarlos si tuviera que hacerlo».

El jefe de policía de St. Louis, John Hayden, calificó a Dorn un «buen capitán».

«Muchos de nosotros, los otros oficiales, lo admirábamos», afirmó Hayden, «era muy querido, muy agradable. Y su esposa todavía trabaja aquí, así que fue un momento especialmente triste para nuestra agencia. Lo honraremos».