De último momento Economía Honduras Tendencias

Más de un millón de hondureños en la central de Riesgos.

El gerente de estudios de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), Dustin Santos, informó que 1,050,428 hondureños se encuentran el central de información crediticia actualmente.

“En la central de información crediticia que administra la CNBS, tenemos un total de 1,050,428 personas, de estas, 474,015 son del sexo femenino y 565,915 son del sexo masculino”, explicó.

Sobre lo anterior :

Darío Banegas junto al diputado Walter Romero (derecha)

Tegucigalpa, Honduras.-El honorable diputado del Partido Liberal DARIO BANEGAS propone ante el Congreso Nacional (CN) el siguiente proyecto de ley:

INICIATIVA DE LEY PARA SUSPENDER POR DOS AÑOS LA CENTRAL DE RIESGOS PARA NO REVELAR EL HISTORIAL CREDITICIO DE LAS PERSONAS NATURALES O JURÍDICAS POR EFECTOS DEL COVID-19

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

HONORABLE CONGRESO NACIONAL: De conformidad al estamento legal vigente, la Comisión Nacional de Banca y Seguros (CNBS) es el ente responsable de “dictar las normas que se requieren para revisar, verificar, controlar, vigilar y fiscalizar las Instituciones Supervisadas, lo mismo que las normas prudenciales que deberán cumplir dichas instituciones, en el marco de la legislación vigentes y los acuerdos y prácticas internacionales”. En este marco la CNBS emitió mediante resolución 882/02-082005 del 2 de agosto de 2005 aprobó, el “Reglamento Para La Autorización y Funcionamiento de Las Centrales De Riesgos Privadas”.

De acuerdo al reglamento que los regula “los burós de crédito están obligados a conservar en sus bases de datos y revelar a través del reporte de créditos los historiales crediticios y datos de identificación personal que les sean proporcionados por los usuarios, correspondientes a cualquier persona natural o jurídica. No obstante lo anterior, para aquellos casos en que la historia crediticia negativa sea originada por causas ajenas al control del deudor como fenómenos naturales, incendios y crisis políticas que impacten negativamente a corto y mediano plazo en el comportamiento de la economía e imposibiliten el pago oportuno de sus obligaciones, el deudor recibirá el beneficio de no revelar, a partir de la fecha del pago total de la obligación, la historia del crédito afectado por esta circunstancia.”  Pese a lo anterior el reglamento no incluye la pandemia como circunstancia excepcional que le impida al deudor pagar la obligación y por tanto recibir el beneficio de no ser divulgada su historial, además de lo anterior el reglamento exige ciertos requisitos como ser que el deudor presente una mora menor a treinta (30) días, lo cual si hacemos un análisis de lo que está sucediendo en territorio nacional, mucho antes que el Gobierno de la República declarara la emergencia sanitaria, las personas y algunos empresarios ya tenían, con meses de anterioridad, problemas por la amenazas inminente producto de la pandemia, por ejemplo el sector hotelero comenzó a tener cancelaciones en sus reservaciones desde febrero. El presente proyecto de decreto busca beneficiar a aquellos personas naturales y jurídicas que han sufrido los efectos del COVID-19 para que su información crediticia no sea divulgada hasta por dos (2) años siguientes a la pandemia a fin de que durante ese tiempo pueda acceder a financiamiento precisamente para amortiguar sus efectos sobre la economía doméstica y principalmente aquella pequeña y mediana empresa. 

En consecuencia, de lo anteriormente expuesto comparezco ante ustedes Honorables compañeros de cámara, a presentar el siguiente Proyecto de Decreto.

POR TANTO,

DECRETA:

ARTÍCULO 1.- Los burós de crédito están obligados a conservar en sus bases de datos y revelar a través del reporte de créditos los historiales crediticios y datos de identificación personal que les sean proporcionados por los usuarios, correspondientes a cualquier persona natural o jurídica, No obstante lo anterior, para aquellos casos en que la historia crediticia negativa sea originada por causas ajenas al control del deudor como pandemias, fenómenos naturales, incendios, estados de excepción y crisis políticas, que impacten negativamente a corto y mediano plazo en el comportamiento de la economía e imposibiliten el pago oportuno de sus obligaciones, el deudor recibirá el beneficio de no revelar, a partir de la fecha que informe a la institución supervisada durante un periodo de dos (2) años, el historial crediticio negativo afectado por esta circunstancia.

ARTICULO 2.- Asimismo, para la aplicación del beneficio señalado en el artículo anterior, el deudor deberá presentar ante las instituciones financieras y comerciales, la documentación que acredite la ocurrencia de la pandemia, fenómenos naturales, incendios y crisis políticas que impacten negativamente a corto y mediano plazo en el comportamiento de la economía e imposibilitaron el pago oportuno de sus obligaciones.

ARTÍCULO 3.- El presente Decreto entrará en vigencia el día de publicación en el Diario Oficial “La Gaceta”.