Noticia internacional Politica internacional

Decenas de miles de inmigrantes atrapados en la ciudad fronteriza de Tapachula

Ahí se pueden ver las medidas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para intentar frenar la inmigración.

9 de julio 2019

México está en una carrera contra el tiempo para demostrarle a EE.UU. que logrará disminuir la migración para que el vecino del norte no le imponga impuestos a sus productos, como amenazó el presidente Donald Trump.

Y desde su frontera sur, México está enviando el mensaje de que hace todo lo posible.

Si en algún lugar este mensaje es más claro es en Tapachula, la mayor ciudad de México en la frontera sur con Guatemala. Se llega a ella al cruzar el rio Suchiate por el puente fronterizo Rodolfo Robles, que se convirtió en una imagen emblemática con la entrada a México de las caravanas de migrantes el año pasado.

La Guardia Nacional vigila la margen del río en la ciudad fronteriza de Ciudad Hidalgo, pero también tiene retenes en las principales carreteras que van del sureste hacia el norte del país. En los hoteles de Tapachula, la Guardia Nacional hace redadas en apoyo al Instituto Nacional de Migración (INM) para detener migrantes.

Tapachula es un punto crítico para los migrantes para regularizar su condición, ya sea obteniendo el estatus de refugiado, tarjetas de visitante por razones humanitarias, o un oficio de salida. Este documento permite a los extranjeros transitar por el territorio mexicano durante 20 días y salir por cualquiera de las dos fronteras.

Pero en los últimos meses, las oficinas que tramitan estos documentos están rebasadas y han sufrido muchos retrasos, con filas de espera de meses. Los migrantes y los activistas aseveran que esta es una «estrategia» del gobierno para retrasar el paso hacia EE.UU.

«El muro de Trump está ahora en el sur de México», coinciden los migrantes y activistas entrevistados por BBC Mundo.

Sin embargo, el presidente de México aseguró a BBC Mundo que no es así.

«Estamos ordenando el flujo migratorio y respetando los derechos humanos», dijo el viernes pasado, cuando realizaba una gira por hospitales rurales.

«Antes se pensaba nada más en el uso de la fuerza, en medidas coercitivas. Ahora se está invirtiendo en el sureste de México y se está apoyando que haya inversiones, actividades productivas y empleos en El Salvador, Honduras y Guatemala para que la gente tenga trabajo y no se vea obligada a migrar», aseguró.

«Rehenes de Trump»

Pero algunos creen que AMLO en realidad está atrapado. «El gobierno de AMLO es rehén de la política coercitiva y xenofóbica de Trump hacia los migrantes», dice Luis García Villagrán, abogado especialista en migración y activista.

Luis García Villagrán, abogado especialista en migración y activista.Derechos de autor de la imagenMAREK POLASZEWSKI
Image caption«El muro de Donald Trump empieza en el Suchiate -río que separa Guatemala de México- y lo está pagando de alguna manera el gobierno de AMLO», dice el activista Luis García Villagrán.

Dice que ahora en el sur de México, especialmente en Tapachula, están siendo retenidos miles de migrantes de todas las nacionalidades.

«Lo que menos quería hacer AMLO era ir contra los pobres y los mas desprotegidos. Ese fue su discurso y lo que lo llevo a al presidencia. Y ahora, es lo primero que esta haciendo obligado por el gobierno de EEUU. Tiene las manos atadas, está secuestrado por la política de EE.UU».

Dice que, el muro de Trump ahora empieza en el Suchiate -el río que sirve de frontera natural entre Guatemala y México- y que lo está pagando de alguna manera el gobierno de México.

«El muro aquí es la militarización de la frontera y una serie de tramites burocráticos exagerados y que están tardando demasiado y que no permite a los migrantes avanzar. Ellos también son rehenes, detenidos por México, que a su vez es obligado por Trump».