El Mundo de Ahora

Federales capturan a hondureños que vendían drogas en San Francisco

CALIFORNIA.- Agentes federales de más de una decena de corporaciones desmantelaron una red de tráfico de drogas que se extendía desde México hasta Seattle y que tenía como una de sus operaciones la venta de estupefacientes en el corazón de San Francisco.

En su primera conferencia desde que fue designado en el cargo por el presidente Donald Trump, el fiscal federal para el Distrito Norte de California, David L. Anderson, anunció que como resultado del operativo enfocado no solo en el narcotráfico, sino también en la trata de personas, se logró el arresto de 32 personas que enfrentan cargos de conspiración -a nivel local e internacional- para la venta de heroína, cocaína, metanfetaminas y fentanilo en el barrio Tenderloin, uno de los focos de criminales más importantes de la ciudad.

Los documentos judiciales detallan una compleja red criminal que, además del tráfico de drogas internacional, incluía la renta de viviendas y traslados cotidianos a lo largo del Puente de la Bahía. De acuerdo con la acusación, entre el 15 de enero y el 31 de julio de 2019, Andy Reanos Moreno encabezó una célula encargada de rentar viviendas a personas involucradas en el trasiego de estupefacientes, a los que al mismo tiempo abastecía con heroína, metanfetaminas y cocaína.

Reanos Moreno alquilaba casas y departamentos en Oakland, Hayward y otras ciudades del este de la Bahía para más de una decena de distribuidores que viajaban juntos hasta San Francisco para vender su mercancía en las calles del Tenderloin. En muchos casos, los narcomenudistas vivían con sus parejas e incluso hijos, intentando pasar desapercibidos entre las familias hispanas de la zona.

En complicidad con otro de los acusados identificado como Manuel Arteaga, Reanos Moreno recibía órdenes de individuos ubicados en distintos puntos del este de la Bahía sobre las cantidades de droga y precios que, posteriormente, les entregaba a los distribuidores, según los documentos judiciales.

“El barrio del Tenderloin merece los beneficios de la aplicación de la ley de la misma manera que cualquier otro vecindario de San Francisco, dijo Anderson al tiempo que describía los alcances de la llamada “Iniciativa Federal por el Tenderloin”, mediante la cual las agencias federales buscan poner mano dura contra delitos vinculados al narcomenudeo, armas de fuego, robo de identidad, trata de personas, falsificación de pasaportes, visas y fraude.

Los fiscales federales advirtieron que con estos operativos no se busca criminalizar a los indigentes y que sus esfuerzos no estarán enfocados en aquellos desamparados que usen o posean drogas para empleo personal, sin fines de distribución.

Narcotráfico internacional


La red de tráfico de drogas no solo se extendía a lo largo del Área de la Bahía, sino que incluía a otras ciudades de California, así como el estado de Washington e incluso México.

De acuerdo con el caso federal, entre el 4 de marzo y el 26 de julio de 2019, Eduardo Alfonso Viera Chirinos, alias “Rojo”, quien es señalado como otro de los principales líderes en esta trama criminal, encabezó en complicidad con varios de sus familiares, una red de trasiego de narcóticos que tenía como origen México. Las drogas posteriormente pasaban por la ciudad de Los Ángeles hasta llegar al Área de la Bahía, donde eran reempaquetadas para su distribución en la región de San Francisco., así como en la ciudad de Seattle.

Las autoridades que participaron en el operativo señalaron que el “Rojo”, quien operaba en ocasiones desde Seattle, designó a un pariente para que actuara como lugarteniente de las operaciones ilícitas en el Área de la Bahía y que su familia también participaba en coordinar las viviendas en las que vivían sus distribuidores, una de las cuales servía como centro para procesar la droga en Livermore y después enviar el resto a la ciudad de Seattle.