La defensa de Jarol Rolando Perdomo Sarmiento, condenado a cinco años de prisión por el crimen de la joven estudiante de enfermería, Keyla Martínez, en 20201, solicitó medidas distintas a la prisión y estaría próximo a recobrar su libertad por haber cumplido la mitad de la condena en la cárcel.

 

El articulo 81 del Código Penal de Honduras establece que «el Juez de Ejecución puede conceder al penado el beneficio de la libertad condicional», siempre y cuando la persona condenada haya cumplido la mitad de la pena impuesta en los casos de prisión de hasta 15 años.

En ese sentido, el policía, quien guarda prisión desde 2021 y que a inicios de febrero fue condenado por el delito de homicidio imprudente, tendría libertad condicional en los próximos días.

La familia de la víctima lamentó que se haya calificado el crimen como homicidio imprudente, ignorando las recomendaciones de organismos internacionales de derechos humanos y del Protocolo de Minnesota para tipificarlo como feminicidio.

Crimen de Keyla Martínez

Keyla Martínez, estudiante de la carrera de enfermería, fue detenida el 7 de febrero de 2021 en La Esperanza, Intibucá, por violar el toque de queda impuesto por la pandemia de covid-19.

Keyla fue detenida por irrespetar el toque de queda impuesto por la pandemia de covid-19

Horas después del arresto la encontraron sin vida dentro de la celda de la posta policial de La Esperanza. Según el primer informe de las autoridades, ella se habría quitado la vida colgándose con una sudadera.

Aunque los policías la llevaron al hospital, su muerte fue confirmada allí. La autopsia determinó que murió por asfixia mecánica, no por suicidio como se había sugerido inicialmente.

Tras una investigación, la Policía identificó al agente Jarol Perdomo como el único sospechoso de su muerte y fue entregado a la justicia.