El canciller de Honduras, Enrique Reina, rechazó la actitud de Argentina, Costa Rica, Perú, Paraguay y Uruguay, quienes cuestionaron la convocatoria hecha por Castro.

«Es un tema extraño de interpretación que quieren dar estos países a las normas de procedimiento de la Celac», dijo Reina en entrevista con el noticiero Diario Matutino de radio HRN.

«No necesitamos el permiso de los países para hacer la convocatoria a la Cumbre. La convocatoria se hace por un tema de urgencia», agregó Reina en relación con la necesidad de discutir profundamente la «invasión» de Ecuador a la embajada de México en Quito para «secuestrar» a un asilado político, el exvicepresidente Jorge Glas, procesado por corrupción.

Reina señaló la contradicción de que Argentina, Costa Rica, Perú, Paraguay y Uruguay asistieran a la reunión de cancilleres de la Celac el martes 9 de abril pero no estén de acuerdo con la reunión de presidentes convocada por Honduras.

Miembros de la Celac cuestionan por segunda vez a presidenta pro tempore Xiomara Castro

Esta es la segunda vez que le llaman la atención a la mandataria hondureña luego de que 10 países miembros mostraran su inconformidad el pasado 19 de marzo por emitir opiniones en nombre del foro sobre la reelección del presidente ruso Vladimir Putin y el conflicto armado entre Israel y Hamas al igual que la situación de violencia en Haití.

Riesgos

En relación a esto, el analista en derecho internacional, Graco Pérez, señaló que aunque el canciller Reina manifieste que a la cumbre pueden asistir los países que quieran, si uno de los miembros no asiste, se corre el peligro de paralizar la Celac en el sentido de que no se podrán tomar decisiones.

Además, «se pone en mal el nombre de Honduras y se debilita la Celac», advirtió Pérez.

El analista indicó que «me parece que es el Gobierno de Honduras es el que está manipulando y haciendo interpretaciones incorrectas del documento que le dio vida a la Celac y que en un apartado señala que las decisiones -del organismo- se adoptan por consenso».

En su lectura, Graco Pérez manifiesta que «se quiere instrumentalizar la Celac en función de los intereses ideológicos del Gobierno de Honduras y no para que funcione como un foro de discusión política y le haga frente al tema que están tratando que es la situación entre México y Ecuador».