Curioso e Increíble El Mundo de Ahora Honduras Tendencias

Ahora disfrazan el “impuesto de guerra” con venta de rifas y comida

De acuerdo a un investigador de la FNAMP, la venta de rifas “sí es extorsión, la cual está tipificada como nuevas y otras modalidades, porque solo con el hecho de ser una venta clandestina, ya es un ilícito implícito”.

A mediados de semana estas tres mujeres fueron sorprendidas cobrando “rifas locas”, como una de las nuevas modalidades del “impuesto de guerra”.

LOGRAN MENOS PENAS

Agregó que es “algo que termina siendo un delito con una pena baja y que normalmente se asocia a personas que no tienen nada que ver con el crimen organizado”.

El analista, indico que “a usted lo hacen comprar un talonario y le exigen la venta de esos numero de una rifa que jamás se lleva a cabo, y nunca hay un ganador”.

La limpieza de vehículos, también denominada como “la carwuacheada, donde los pandilleros hacen pagar a los transportistas unos 100 lempiras diarios, por un servicio que no se presta”.

Otra modalidad, “es la venta de la comida que implica que una persona pasa por una terminal o zona comercial, y lo apunta en una libreta o en un control la venta de un desayuno o almuerzo que nunca entregan”. Además, de obligarlo a comprar esa comida, nunca se le entregan esos alimentos, explicó el agente, que por razones de seguridad se mantiene como anónimo. Ante esto, la FNAMP, advierte que esas acciones criminales son ejecutadas en su mayoría, por mujeres y simpatizantes de las pandillas.

Mujeres, entre menores y adultas, se están incorporando a las pandillas y su nuevo accionar delictivo.

HA MUTADO EL CRIMEN

“Si el crimen organizado recurre a todo tipo de actividades para evadir los controles de seguridad, de igual manera la institucionalidad emplea nuevas estrategias para contrarrestar esas acciones”, manifestó el jefe de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP), Amílcar Hernández.

Aseguró que la institucionalidad está lista para seguir a la caza de las y los delincuentes, porque lo primordial es brindar paz y tranquilidad a la población. Hernández señaló que «las maras y pandillas han cambiado sus maneras de cometer delitos y, por lo tanto, nos hemos visto obligados a redireccionar las estrategias”. Pero “es importante contar con los recursos necesarios para poder hacer frente al crimen y los hemos tenido», comentó.