«Considero que tener una CICIH sin dientes es equivalente a tener muy poco, a tener un 10 por ciento de lo que sueña el pueblo hondureño«, acotó.

Nasralla consideró que en Honduras «hay un montón de gente corrupta que ha robado millones« que se opone a iniciativas como la CICIH o a una ley de colaboración eficaz.

Por otra parte, el político hondureño indicó que, cuando empezaron las reuniones para traer a la CICIH al país, la representante de las Naciones Unidas en Honduras, Alice Shackelford, lo convocó a un par de reuniones, pero que se dieron órdenes para que él no fuera convocado a sesiones, aunque no indicó quién emitió esa instrucción.

«No me volvieron a convocar y solamente se siguieron convocando los ministros y los representantes de la Presidenta, obviamente que no querían que yo participara, porque yo en este aspecto soy drástico y no me gustan las medias tintas«, expresó Nasralla.

 

Finalmente, desconoce si el discurso anticorrupción de la presidenta Castro cambió. «El discurso que ella tenía en campaña a mi lado, era anticorrupción, el problema es que ella no está sola, está rodeada por gente que probablemente la hizo cambiar«, puntualizó.