Un juez penal dictó este domingo, en audiencia inicial, auto de formal procesamiento contra cuatro policías acusados por estar supuestamente involucrados en la muerte violenta del aficionado del Real España, Wilson Ariel Pérez Hernández, ocurrida el 31 de mayo en San Pedro Sula, Cortés, al norte de Honduras, informó el Poder Judicial.

Uno de los procesados es el subcomisario Carlos Roberto Escobar Mejía, acusado por el Ministerio Público por los delitos de asesinato, tortura y simulación de infracción inexistente, y quien seguirá prisión preventiva dictada en audiencia de declaración de imputado, medida que cumplirá en el comando de los Cobras en El Progreso, Yoro.

Otro de los acusados es el subinspector Luis Armando Sauceda Santos, acusado por el delito de encubrimiento de asesinato.

Asimismo, el agente de investigación Bayron Patricio Zelaya Gálvez, por los delitos de encubrimiento de asesinato y encubrimiento de tortura, y la agente Chelssi Patricia Sandres Hernández por el delito de falsificación de documentos públicos (elaboración de reporte de una denuncia falsa).

A los últimos tres imputados el juez que conoce el caso determinó mantener medidas sustitutivas de prisión.

Los cuatro policías serán presentados en la audiencia preliminar el lunes 28 de noviembre, de acuerdo a lo que informó el Poder Judicial.

Caso Wilson Pérez

Wilson Pérez fue asesinado a disparos el 31 de mayo de 2022 mientras huía de un operativo de la entonces Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas en la colonia Nueva Esperanza de San Pedro Sula, según la investigación de la Fiscalía hondureña.

Las fuerzas de seguridad buscaban a Wilson Pérez en cumplimiento a una orden de captura para que respondiera por la agresión de una agente policial en el Estadio Olímpico Metropolitano, durante la final entre Real España y Motagua, el 29 de mayo.

«Mientras los uniformados le realizaban disparos con armas de fuego uno de los proyectiles impactó en la espalda del aficionado cayendo sobre una acera, por lo que los policías lo subieron a la paila del vehículo tipo pick up en el que se conducían, ahí lo sometieron y lo torturaron, cuando lo trasladaban al hospital Mario Catarino Rivas, donde murió», indicó el Ministerio Público.

Según el informe forense, la muerte de Pérez fue de manera homicida. Su cuerpo presentaba un hemotórax, laceración pulmonar y heridas por arma de fuego.

Para la investigación del caso de Wilson Pérez se tomaron parámetros en base al Protocolo de Minnesota sobre la Investigación de Muertes Potencialmente Ilícitas y también el Manual Único de Investigación Criminal, informó la Fiscalía.

En el caso «se ponen en evidencia las actuaciones arbitrarias de la autoridad policial al tomar revancha en contra el barrista del equipo Real España, quien el 29 de mayo agredió a la inspectora de policía Denia Michelle Contreras Sierra durante la final del futbol hondureño», concluye un comunicado de la Fiscalía.