Según información preliminar, una niña y un adulto están desaparecidos, por lo que se presume que la tragedia cobró sus vida. Miembros del Cuerpo de Bomberos trabajan contra el reloj y remueven los escombros tratando de rescatar con vida al señor que estaba en la misma vivienda donde se encontró a la menor sin vida.

La labor de rescate, enfocada en las personas heridas de al menos tres viviendas soterradas, se ha vuelto aún más delicada debido a las condiciones climáticas adversas.

La principal hipótesis del derrumbe del muro apunta a la saturación del suelo debido a las intensas lluvias que azotaron el sector en las últimas horas. Las precipitaciones han sido tan severas que provocaron la fragilidad del terreno.

De acuerdo con el testimonio de uno de los vecinos del área afectada, se estima que al menos cinco personas podrían encontrarse bajo los escombros de las viviendas colapsadas.

Este derrumbe pone de manifiesto la vulnerabilidad de algunas zonas frente a fenómenos naturales, destacando la importancia de medidas preventivas y la necesidad de una pronta acción ante situaciones de riesgo.